Entrevistamos a Àlex Cano, que acaba de cumplir 300 partidos como jugador del CE Europa barcelonés. El capitán no tiene pelos en la lengua y habla sobre todo: trayectoria personal, valores del club, remuneraciones, juventud, fútbol femenino, política… Palabra de capitán


Criado en el barrio de Les Corts, Àlex Cano (Barcelona, 1988) ha crecido a escasos metros del Camp Nou. No elude reconocer su afición por el Barcelona, pero en su gran corazón de capitán el CE Europa tiene reservado un lugar especial. A pesar de llevar 10 temporadas y más de 300 partidos defendiendo a los escapulats (apodo del club), el limbo mediático en el que deambula la Tercera División es capaz de hacer de un referente histórico un simpático desconocido. Lo mismo sucede con el club, el CE Europa, del que pocos conocen su condición de miembro fundador de la Primera División (1929). El ser finalista de la Copa del Rey en 1923, cayendo por la mínima ante el Athletic Club (1-0), le otorgó el honor de ser uno de los 10 equipos que inauguraron la competición liguera estatal. Mucho ha llovido desde la gloriosa década de los ‘20. Y, a pesar de que tiempos pretéritos siempre fueron mejores, actualmente el club cuenta con un referente, Àlex Cano, con el que recuperar el terreno perdido. Abanderado de valores caducos como la fidelidad y el amor por unos colores, advierte que el horizonte temporal de su retirada coincide con el logro de un ascenso de categoría. Un rara avis del fútbol moderno que se siente capaz de todo. Nos recibe en la entrada del Nou Sardenya, el feudo del CE Europa y la segunda residencia del capitán, vestido de corto y con una sonrisa de bienvenida. De trato afable y respetuoso, conversar con él es hacerlo con la historia reciente del club, del que conoce todos sus secretos. Su autoridad moral impone una distancia que desaparece con el transcurso de la entrevista, en la que se muestra cercano a la par que seguro en sus respuestas. A nadie le debería sorprender que en el club del barrio barcelonés de Gràcia el veterano defensa responda al apodo de “Capicano”.

 

Empecemos hablando del último partido, que jugásteis contra el Granollers. En el minuto 23, Castell pierde el balón y se genera un 2 contra 2, pero rápidamente estiras la pierna y cortas el pase. En el minuto 92, centras el balón al corazón del área, pero Prat no acierta a rematar. ¿Estas dos jugadas definen a Àlex Cano como jugador?
Sí, seguramente soy un central diferente, porque me gusta incorporarme en acciones ofensivas y acostumbro a tener ocasiones de gol. Este año, por ejemplo, llevo ya 3 asistencias. La misión de un central es defender para no encajar goles, pero siempre que puedo trato de ayudar al equipo en la vertiente ofensiva. 

30 de agosto de 2009, Nou Sardenya. ¿Esperabas acabar siendo el tercer jugador con más partidos de la historia del Europa?
En aquel momento es una cosa impensable. Llegué con 21 años, y lo primero que piensas es en acabar la temporada, no en disputar 10 más. Sin embargo, cuando van pasando las temporadas y te hacen capitán, entonces sí lo ves como un objetivo que está a cuatro temporadas vista. Ahora, dentro de 8 partidos, seré el tercer jugador con más partidos de la historia del Europa, y es algo que me hará especial ilusión.

8 de junio de 2014, Socuéllamos. Se juega la vuelta de las semifinales del playoff de ascenso a Segunda B. ¿Cómo recuerdas aquel día?
Nos eliminaron con un 2-0. Además, nos expulsaron a un compañero y yo me lesioné faltando 20 minutos de partido. Era la segunda eliminatoria para ascender, solo nos hubiera quedado la tercera, y encima el Socuéllamos acabó logrando el ascenso. Imagínate el viaje de vuelta…

¿Ha sido el peor momento como jugador escapulat?
Claro, este y las 4 veces que nos hemos clasificado para el playoff de ascenso y nos han eliminado. El de San Fernando lo teníamos todo de cara y acabamos perdiendo 2-3 en casa. Piensas que aún te queda una eliminatoria, pero rápidamente se te acaba la temporada y te vas de vacaciones.

¿Cuál ha sido el mejor?
Seguramente, la final de la Copa Catalunya de 2015. El estadio lleno, ganar a todo un Girona que marchaba en primera o segunda posición de Segunda A, con Machín de entrenador y que ahora está en el Sevilla, Granell, Javi Mata, que fue pichichi de Segunda A la pasada temporada… Ver el estadio lleno y poder levantar un título que, por el momento, ha estado el único de carácter oficial que he levantado con el club, seguramente haya sido el mejor momento.

 

“Hoy en día, si a los jugadores les pagas un poco más, cambian de equipo sin pensárselo”

 

Repasando las cifras de tu carrera con el Europa, llama la atención que, en 315 partidos, solo has recibido 60 tarjetas amarillas y 8 expulsiones, 6 de ellas por doble amarilla.
¿Tantas expulsiones? Me parecen demasiadas. Intento ser un defensa bastante limpio. Seguramente en algún momento me ha faltado ser un poco más agresivo, ya que, al final, juego en una posición en la que se requiere esta contundencia. Siempre intento quitarle el balón al delantero y salir jugando en lugar de hacer falta o cortar la jugada. La mayoría de las expulsiones se han producido por situaciones de último hombre o similares, pero no recuerdo ninguna por agresión ni por entrada demasiado dura.

También has marcado 39 goles, siendo el 15º máximo goleador de la historia del club y el primer defensa de la lista.
Siempre me ha gustado incorporarme en acciones ofensivas, ya sea en córners o en otras acciones a balón parado. Además, me acuerdo de casi todos mis goles, es una cosa que siempre me ha gustado. Este año todavía no me he estrenado, así que espero hacerlo pronto.

Pocos jugadores aguantan 10 años en un mismo equipo, ya sea en la élite o en las categorías inferiores.
Yo creo que uno debe estar donde realmente está a gusto. Si hubiera llegado una oferta irrechazable, quizás me lo hubiera planteado. Si bien es cierto que me han llegado ofertas de Segunda B para jugar fuera, mi objetivo siempre ha sido subir de categoría con el Europa. Hemos tenido la oportunidad de hacerlo en cuatro playoffs seguidos, pensando que en algún momento nos tocaría subir a nosotros, pero al final no pudo ser. De todas formas, he decidido ir renovando cada temporada, porque mejor que aquí no estaré en ningún sitio. Me siento muy querido por la afición.

¿Los jóvenes sienten más pasión por la modernidad y por el dinero que por el juego y el romanticismo de unos colores?
Hoy en día, si a los jugadores les pagas un poco más, cambian de equipo sin pensárselo. Al final, si tu estás bien en un sitio y te sientes valorado, eso ya te da la confianza para dar lo mejor de ti.

Entonces, lo del fichaje por el West Ham…
(Ríe) Eso fue cosa del director de comunicación por el Día de los Santos Inocentes. Ya me hubiera gustado que fuera cierto. Más de uno de lo creyó.

 

“Tener un femenino tan potente hace del Europa un club todavía más grande”

 

13 de septiembre de 2017, Europa 2-3 Prat. Pocas veces se ha dado la circunstancia donde tres hermanos (Àlex, Jordi y Carlos) coincidan en un mismo partido y que los tres marquen un gol.
Además, se dio una curiosidad. Llegábamos al descanso perdiendo 0-3, mis hermanos ya habían marcado. Al principio de la segunda mitad, marcamos el 1-3 y, poco después, el árbitro nos pita un penalti. Yo no soy el encargado de chutarlos, pero pedí lanzarlo… y lo fallé. Dos o tres minutos después pude marcar el 2-3, enmendando un poco mi error.

Aquel día, ¿hablásteis después del partido?
¡Sí, claro! Quedamos para cenar, vino la familia, primos de Almería, amigos… Fue un día muy especial que jamás olvidaré. Tenemos fotos y todo. Fue una anécdota muy especial que difícilmente se podrá repetir.

El Europa tiene una fundación privada que nace en 2003 y que participa en campañas de recogida de alimentos, recogida de juguetes para niños, que gestiona becas para jugadores de familias con pocos recursos… ¿Se podría decir que el Europa es “més que un club”?
El Europa siempre se ha caracterizado por ser un club con unos valores, más allá del fútbol. Siempre que hemos podido, hemos ido a ayudar a centros de personas con discapacidad, con problemas económicos… Desde el club, siempre nos han facilitado la participación en las actividades de alguna fundación. Hace poco, estuve en la Fundació Nexe, que ayuda a niños pequeños con discapacidades. En este sentido, me siento muy identificado con el club, ya que no solo se centra en el fútbol, sino también en dotar al deporte de unos valores que se deben compartir.

El equipo femenino del Europa. Creado en 2001, encadenó tres ascensos consecutivos, siendo ahora un club consolidado en la Segunda División. ¿Cómo ves la inclusión de la mujer en un mundo tan tradicionalmente machista como el fútbol?
Es necesario. Hay mujeres que juegan y compiten muy bien. Incluso los medios convencionales empiezan a abrirles sus puertas. Ya podemos ver partidos de fútbol femenino por televisión. Si bien ahora el equipo trata de recuperarse de un mal inicio en el campeonato liguero, hace un par de temporadas estuvieron luchando por el ascenso a Primera hasta las últimas jornadas. Tener un femenino tan potente hace del Europa un club todavía más grande.

 

“Es importante que la gente vea que el Europa

no solo está en el Nou Sardenya”

 

Aquí, en el barrio de Gràcia, existía la Colla d’Els Ben Plantats, que en la década de los ‘20 repartía caramelos por las fiestas de Sant Medir. El año pasado, recuperásteis esta tradición. ¿Crees que los clubes de élite están descuidando sus raíces y sus orígenes en pro de su proyección global?
Sí, actualmente el mundo del fútbol obliga a los clubes a proyectarse internacionalmente. El Barça es otra dimensión, ya no está por la labor de hacer campañas de barrio. Aquí, en el Europa, volveremos a salir por las fiestas de Sant Medir y realizaremos otras actividades que son necesarias para hacer club y para hacer barrio. Es importante que la gente vea que el Europa no solo está en el Nou Sardenya, sino que también sale fuera, y más en el barrio de Gràcia donde la gente se siente identificada con el equipo. Si preguntas en el barrio si prefieren a Barça o Espanyol, muchos te contestarán que son del Europa. Eso lo dice todo.

Copa de Regiones de la UEFA, la máxima aspiración para un futbolista no profesional y una oportunidad única para viajar fuera de España. Con Catalunya has ganado dos veces seguidas (2012 y 2014) la fase estatal de la competición y has perdido en la final de 2013 a nivel europeo contra la región del Véneto italiano. ¿Qué sientes al vestir la camiseta de Catalunya y ganar títulos con ella? ¿Te gustaría que algún día hubiera una Selección catalana oficial?
Ser campeón dos veces seguidas es muy difícil de conseguir. Además, son las dos únicas que Catalunya ha podido ganar. Recuerdo la final europea perdiendo en los penaltis contra Italia. Fue un golpe muy duro, pero al mismo tiempo una experiencia brutal. Me encantaría poder jugar con la Selección catalana absoluta, pero desafortunadamente hace muchos años que no se consideran a futbolistas de Tercera División.

Fútbol y política. ¿Qué relación tienen actualmente? ¿Y qué relación te gustaría que tuvieran?
Siempre intento no mezclar ambas cosas, aunque es difícil. El fútbol sería mucho mejor sin la política. Sin embargo, tienen y seguirán teniendo relación, ya que Mundial, Eurocopa y las ligas se dividen por países. Pero como menos se relacionen, mejor.

¿Se puede vivir jugando en Tercera o se necesita tener una segunda ocupación? ¿Cuál es tu experiencia personal?
En Tercera hay jugadores que pueden vivir del fútbol, pero yo también trabajo porque me lo puedo compaginar sin problemas.

 

“Hasta que no logremos el ascenso, no me retiraré”

 

Después de 10 años y más de 300 partidos siendo capitán, ¿cómo ves el futuro? ¿Dónde te ves en 5 años?
Con 35 años ya estaré al límite. No sé si estaré, espero que sí. Me queda cuerda para muchos años, me siento bien físicamente y ahora mismo no veo mi final, sinceramente. Me encantaría seguir jugando, ya que es el deporte que llevo dentro y que practico desde que era muy pequeño. Vengo a entrenar con muchísima ilusión, con la misma que el primer día, y eso es la base para seguir compitiendo.

¿En Segunda B, Segunda A…?
Ojalá… En Segunda B como mínimo, tengo la espinita clavada. Yo ya he dicho muchas veces que hasta que no subamos de categoría, no me retiraré.

 

Test de Masquefootball para Alex Cano 

¿Gràcia o Les Corts?
(Ríe) Los dos. Les Corts es el barrio en el que me he criado, donde he vivido siempre. En Gràcia llevo un tercio de mi vida como jugador del Europa. Ambos por igual.

¿Puyol o Alberto González?
(Ríe) Los dos son unos cracks. Probablemente, Puyol sea mi referencia como deportista y con Alberto ya son 11 años compartiendo la línea defensiva, creo que me ha ayudado mucho.

Partido de vuelta de la final del playoff de ascenso. ¿La juegas en Miami o en el Nou Sardenya?
Nou Sardenya, siempre.

Un equipo que no sea el Europa.
Soy del Barça.

¿Quedar primeros en liga y que el Sant Andreu gane 0-5 en el Nou Sardenya o ganar el derbi y quedar segundos?
Uf… Que nosotros quedemos segundos pero ganemos el derbi, siempre y cuando el Sant Andreu no quede primero. Perder un derbi 0-5 sería demasiado duro.

¿Aumento de sueldo o ascenso de división?
Ascenso de división.

¿Broncano o Buenafuente?
Buenafuente.

El mejor jugador del mundo.
Leo Messi, fácil.

¿Cuántos partidos de fútbol ves por semana?
Seguramente no conozcas a nadie que vea más partidos que yo. Puedo ver 10 por semana.

¿Eres de dedicar goles? ¿A quién?
Sí. Antes a mis padres, y ahora que tengo novia… van para ella (ríe).

¿Eres supersticioso?
No… Intento entrar con el pie derecho, pero eso es una cosa bastante sencilla.

¿Mar o montaña?
Mar, playa siempre.

¿Una película?
Soy de Gladiator.

¿Un libro?
El niño con el pijama de rayas.

Un lugar donde desconectar.
Mi pueblo de Almería.

 

Autores de la entrevista: Josep Recasens, Adrià Luria y Albert Postils.