Hace diez años el Valencia ganó el último título, en una temporada en cual el equipo se vio al borde del abismo, apenas se celebró el título de copa. Una año convulsivo tanto a nivel deportivo como social. Un entrenador tomando decisiones impopulares, apartando  piezas importantes de aquel  vestuario que generaron una división de opiniones en el valencianismo.

La dinámica habitual que era competir, por estar entre los cuatro primeros y disputar el título, dio un giro de trayectoria importante  que hizo presagiar viejos fantasmas del pasado como el descenso de 1985. Recordado como uno de las peores temporadas en la entidad valencianista. En liga fue un equipo apagado y sin ideas, perdido, sin rumbo y cercano a la deriva. En copa era otro, funcionaba a la perfección, convirtiéndose en un equipo bronco y copero, que puso la directa desde el primer momento.

En el plano social estuvo marcado por las decisiones del presidente Juan  Soler, que motivos de salud suspendió varios actos marcados en su agenda y tan solo realizó apariciones esporádicas, hasta que no tuvo más remedio que dimitir y dejar el cargo. Su sucesor Agustin Morera que era vicepresidente asumió la responsabilidad, aunque  tampoco iba durar mucho tiempo en el cargo.

En el ámbito deportivo, fue una etapa de crisis  con cuatro entrenadores  en banquillo. El primero ,Quique Sánchez Flores  que fue destituido en octubre y su relación con el director deportivo Amadeo Carboni   no era la mejor, con posturas siempre muy alejadas. El segundo fue el técnico interino del filial  Oscar Fernández  que estuvo dos partidos. El siguiente fue Koeman , el holandés no fue capaz de solucionar   la mala racha del equipo en liga, sin embargo ganó la Copa del Rey y al poco tiempo fue sustituido. Finalmente el exjugador Salvador González Marco, “Voro”, aseguró la permanencia en primera división en una temporada muy convulsiva. En la dirección técnica Amadeo Carboni   también abandono su cargo de director deportivo, su sustituto  fue Miguel Angél  Ruiz que dejó el valencia al mismo tiempo que Ronald Koeman y sus ayudantes Jose Mari Barkero y Toni Bruins-Slot .

La temporada estuvo marcada por la decisión antipopular del entrenador Ronald Koeman. . El holandés apartó del equipo a jugadores emblemáticos: Santiago Cañizares, Miguel Ángel Angulo y David Albelda, es decir, que estos no volvieran a jugar mientras él estuviera como entrenador del Valencia C.F, todavía se esperan las explicaciones de aquella decisión que tampoco mejoro en ambiente  ni calmo la  crisis.

La temporada  fue compleja. , pero el inicio fue positivo con el equipo vivo en las tres competiciones, copa, liga de campeones y la liga. En el apartado de fichajes llegaron los jugadores Sunny Sunday, el portugués Manuel  Fernandes, el guardameta Timo Hildebrand, el  serbio Nikola Zigic, además de los españoles Ivan Helguera, Juan Manuel Mata, Javier Arizmendi  y Alexis Ruano. En el mercado de invierno, se produjo la cesión  ante la falta de minutos de Jaime Gavilan al Getafe y Manuel  Fernandes  al  Everton, mientras que llegaron el holandés Maduro  y el argentino Ever Banega.

En cuanto a la competición doméstica,  el equipo ofrecía una imagen nefasta en casa y una versión lejos de Mestalla, si los resultados en casa hubieran acompañado, se hubiera logrado la clasificación para la Champions League. La racha no era buena, el equipo no por  buen camino, tras la derrota sufrida en Sanchez Pizjuan , el 28 de octubre de se produjo la destitución de Quiqe Sanchez Flores. En aquel momento el equipo iba cuarto a cuatro puntos del líder, pero el presidente del Valencia consideraba que el entrenador había perdió el control sobre el vestuario.

El equipo tampoco mostró una mejoría en liga con el nuevo inquilino, Ronald koeman que su destitución se produjo en 21 abril del  2009, a  cinco jornadas  del final de liga y con el equipo coqueteando con los puestos de descenso.   El técnico holandés no logró dar con la tecla en liga, por ello el equipo tuvo  que luchar hasta el final la permanencia y la consiguió al  final de la temporada, a falta d pocas jornadas. Siempre quedará la Copa del Rey en el palmarés de Ronald Koeman con el conjunto valenciano.

En Europa  el quipo empezó con una victoria a fuera de  casa ante el Schalke 04, poniendo fin a una sequía de 41 años sin ganar en tierras alemanas. En el  panorama valencianista, habían más sombras que luces, peor una brillante Copa del Rey le valió para obtener el pasaporte europeo.

En la copa, el equipo eliminó en dieciseisavos de final al Real Unión De Irun , seguidamente al  Betis y en cuartos de final a un  rival de envergadura como el Atlético de Madrid. En semifinales tiro de coraje y orgullo para oponerse a F.C  Barcelona que por momentos puso en apuros al conjunto valenciano  que supo aguantar las envestidas, para sellar el pase diez años después a una final  de Copa del Rey. Era la decimosexta final en la historia del conjunto valenciano que iba a disputarse el miércoles 16 de Abril del 2008, se proclamó campeón con tres goles, venciendo por 3-1 al Getafe. El Valencia se avanzó en el partido con los goles iniciales de Mata y Alexis,  a los doce minutos en Getafe empataría de penalti, peor a falta de nueve minutos para el final Fernando Morientes logró el tanto definitivo.

El triunfo apenas se festejó, por fortuna el equipo logró salvar la temporada con la permanencia en primera división. Cinco días después de la final, el conjunto valencianista jugó en Bilbao. El partido empezó con pasillo a un Valencia campeón, peor terminó con una derrota dolorosa por 5-1., al día siguiente se produjo el cese del técnico de Ronald Koeman que no conseguía llevar por buen camino al equipo, en la competición doméstica.  A partir de ahí vino la reacción de la mano de Voro  que con doce puntos en cinco partidos le valieron para conseguir la permanencia.

Un mes después de que  Baraja recibiese  en manos del rey Juan Carlos  I y con la permanencia obtenida, finalizó la campaña con un encuentro trámite ante el Atlético de Madrid, fue el último duelo se Santiago Cañizares con la elástica Balnquinegra. El guardameta, tras diez temporadas dijo adiós al equipo valenciano, con un  difícil  bagaje de igualar y siendo uno de los porteros mas laureados en la historia del club.