Estados Unidosel hogar del Big Four, los cuatro deportes rey del país yankee. La NBA donde juegan los amos del baloncesto, la NHL que protagoniza la frenética liga de hockey sobre hielo, la gran NFL donde su final, la Super Bowl, es el evento más destacado entre los deportes norteamericanos, donde acuden millones de personas y el mundo entero está atento a qué ocurre en la presentación del partido de la final de fútbol americano. Por último, la MLB que registra los mejores home run del planeta y es la primera liga en surgir de este grupo de cuatro.

El cuádruple de deportes no dejaban hueco al fútbol o soccer, tal y como lo llaman en la parte norte de al otro lado del charco, Norteamérica, además de Sudáfrica y Australia. El auge del fútbol profesional en Estados Unidos y Canadá, ha alcanzado su mayor auge en las últimas tres décadas, siendo 2007, con la Ley de Franquicias, el mayor punto de inflexión con la llegada de jugadores procedentes de clubes europeos de peso como Kaká, Pirlo, David Villa, Beckham, Giovanni Dos Santos, Drogba… y también, el desarrollo de nuevos equipos con el paso de los años, constituidos por distintas franquicias , que hicieron posible los fichajes de los futbolistas de renombre, lo que se denominó jugador franquicia.

 

Los incipientes  de la MLS

La Major League Soccer llegó a Estados Unidos en 1996, donde participaron un total de diez equipos, de los cuales ocho aún siguen vigentes en el campeonato. Este hecho escenificaba la llegada del soccer acercándose a la altura del Big Four de los Estados Unidos, aunque existía un precedente, la NASL, una liga que acabó en fracaso. Sin embargo, el fútbol no echó raíces sin más, sino que tuvo su base en los millenials, la multiculturalidad que caracteriza a la población estadounidense y la principal de las tres, la Copa del Mundo de 1994.

La FIFA decidió apostar por la localización de Estados Unidos para el Mundial de 1994, tras la desaparición de la NASL en 1984, que tuvo una duración de 32 años. Los motivos de su cierre fueron generalmente económicos, donde el club de fútbol New York Cosmos perteneciente a los Warner Bros, equipo en el que militaron el mítico Pelé y el jugador alemán, Franz Beckenbauer entre ellos, no depositó como muchos otros la cantidad de liquidez fijada para participar en la NASL. En aquella ocasión, únicamente tres equipos presentaron el dinero necesario para tomar parte en la competición liguera, formada en su momento por veinticuatro plantillas, lo que escenificó el final de la liga de soccer estadounidense. Cabe destacar, que la presencia de Pelé y Beckenbauer en el Cosmos, animó a otros inversores a traer nuevos jugadores del otro lado del charco al fútbol yankee.

Equipaciones de la MLS en los 90

Equipaciones de la MLS en los 90

 

Lo que el capitalismo llevo a pique, volvió a la vida. La NASL resurgió de sus cenizas tras una fusión de dos ligas denominadas la USA y la NPLS. La vuelta del fútbol a Estados Unidos, vino propiciado por el papel de la selección estadounidense en el Mundial de 1950. Sin embargo, en la actualidad, la competición que maravilló durante tres décadas a la población yankee, se encuentra en segundo plano frente a la Major League Soccer que apareció más tarde.

Don Garber, el motor de la MLS

Don Garber se convirtió en 1999 en el comisionado de la Major League Soccer, tras estar dieciséis años al frente de la NHL como director general. Su llegada supuso el auge económico de la liga de fútbol norteamericana, con la llegada de contratos comerciales y televisivos que propiciaron la expansión del fútbol estadounidense y canadiense fuera de sus fronteras, incluso cruzando el charco con el contrato televisivo firmado con Sky Sports, casi dos años atrás.

 

Don Garber

 

Gracias a la figura de Garber, la MLS aumentó el número de participantes en el campeonato, hasta alcanzar la cifra de veintidós equipos, divididos en la Conferencia Este y Conferencia Oeste con once conjuntos cada grupo. Además, se construyeron más de quince estadios específicos para disputar los encuentros del campeonato, en EE.UU y Canadá.

La llegada de Don Garber como comisionado de la Major League Soccer, influyó a la cantidad de personas que disfrutaban del deporte rey en Europa Occidental, el fútbol. Las franquicias de los equipos buscaron inversiones, comenzaron las construcciónes de estadios de fútbol, consiguiendo que más de la mitad de los equipos estadounidenses cuenten con su propio feudo. Por ende, aumentó el número de personas que se interesaban por el soccer y su forma de maravillar al mundo.  Este dato, le convierte en la tercera liga con mayor asistencia a los estadios, por encima de la NBA y la NHL, siendo una de las diez primeras ligas con mayor afluencia de gente en los estadios.

 

Una liga competitiva y de interés fuera de sus fronteras

La liga estadounidense que aspira a seguir creciendo, al lado de las grandes ligas como la Liga Santander, Bundesliga, Serie A o Premier League que dominan el fútbol europeo. La MLS es una liga que acontece en un periodo, de marzo a diciembre, se está acercando al rebufo de las ligas ya citadas, llenando los estadios de fútbol cada jornada y levantando una pasión fuerte por el soccer, que hace años no se podía imaginar en Norteamérica. El equipo con más titulos de la Major League Soccer es Los Ángeles Galaxy con cinco trofeos en su vitrina, perseguido por el D.C United con cuatro copas.

La gran liga estadounidense ha bebido de las grandes competiciones futbolísticas, para ir así puliendo las facetas filantrópicas  y deportivas, hasta convertirse en una liga competitiva y de interés fuera de sus fronteras. Por un lado, la competitividad se palpa en el número de ganadores que existen en el listado de la MLS, con dieciséis campeones de veintidós que tiene la competición. Con lo que respecta a los jugadores, hace 10 años llegó la Ley Beckham o Ley de Franquicias, norma de la MLS que Undergroundfootball explica de forma extensa en su página web.

 

Mercedes-Benz Stadium, Estadio del Atlanta United FC, equipo creado en 2017

 

Los equipos surgían a raíz de la ausencia de los mismos y también, siguiendo directrices comerciales y sociales. Es decir, el órgano director de la MLS utiliza un criterio geográfico intentando ocupar todos los estados pertenecientes a los Estados Unidos, de manera que  exista una numerosa cantidad de aficionados desatentidos por la MLS.

En esta ocasión, ha sido el inglés David Beckham quien ha levantado un nuevo equipo al otro lado del charco. El conjunto del ex-internacional inglés se situará en Miami, Florida, en el barrio de Overtown, lugar donde Beckham compró un terreno en Junio del año pasado, por el valor de nueve millones de dólares.

Compartir: