En verano todo era ilusión en Milán. Después de invertir 200 millones de euros en mejorar la plantilla, no era para menos. Calhanoglu, André Silva, Ricardo Rodríguez o Leonardo Bonucci fueron algunos de los fichajes más destacados. Sobre el papel, el Milan tenía todo para aspirar a cualquier título, tanto nacional como a nivel europeo. Tras casi una década gris, los rossoneros volvían a tener un equipo para pelear el Scudetto y volver a entrar en Champions League en la cada vez más competitiva Serie A. Pero estamos en Diciembre y en San Siro ya se ha vuelto a instalar el pesimismo. Tras catorce jornadas en la Serie A, el Milan está a 18 puntos del líder. Totalmente desenganchados de la pelea por el título, ahora el objetivo debe ser entrar en Europa. Afortunadamente, en Europa League están realizando un buen papel. Para el propietario del club, Li Yonghong, y tras la gran inversión realizada no es suficiente.

 

Bonucci en el día de su presentación.

Bonucci en el día de su presentación.

 

Montella nunca fue capaz de hacer que este equipo jugase bien al fútbol y eso le ha costado la destitución. Lo intentó de todas las maneras posibles, cambió el esquema, probó a varios jugadores, pero no conseguía dar con la tecla. El equipo además de no enlazar dos partidos dominando y jugando bien el balón, no tiene gol. Al menos no el suficiente, para una plantilla con estas características. A pesar de que el fichaje estrella fuera Leonardo Bonucci, la defensa tampoco está rindiendo al nivel que se espera. Encaja muchos goles, demasiados. Hay un dato muy llamativo, contra el resto de equipos grandes de la Serie A, nunca han sido capaces de puntuar. Cinco derrotas frente al Inter, Juventus, Lazio, Roma y Napoli. Y eso, un histórico como el Milan, no se lo puede permitir.

 

Suso en el último derbi frente al Inter.

Suso en el último derbi frente al Inter.

 

El sustituto al frente del equipo será Gattuso. Del amor y la pasión que Gennaro profesa al club nadie duda, pero su trayectoria y preparación para dirigir a un grande es más que cuestionable. Solo el tiempo dirá si es capaz de contagiar a sus jugadores con su actitud y si consigue que el Milan vuelva a competir por todo. A favor tiene su  pasión, en contra su inexperiencia, además del poco tiempo que se le dará para que pueda revertir la situación. Se le pedirán resultados inmediatos.

 

Montella y Gattuso posan juntos.

Montella y Gattuso posan juntos.

 

El futuro inmediato de los rossoneros no se presenta muy prometedor tanto deportivamente como a nivel extra deportivo, ya que el actual propietario está salpicado por la polémica, el fraude y la mentira. El fútbol necesita a los equipos históricos como el Milan y por el bien de todos sus aficionados y de los que amamos este deporte, ojalá estén de vuelta muy pronto.

Compartir: