Bonito gesto del jugador del Deportivo Alavés al final de partido, Deyverson se dirigió a donde estaban los aficionados del Celta de Vigo para consolarlos. Un claro ejemplo de lo que tiene que ser el fútbol.