En la temporada 2000-2001 el Deportivo Alavés disputó la Copa UEFA (Ahora Europa League) y estuvo contra todo pronóstico muy cerca de alzarse con el título continental al perder la final del certamen ante el Liverpool FC por un marcador de 5-4 siendo una de las finales más emocionantes que jamás se hayan visto en competencias europeas.

 

El partido final no pudo empezar mejor para el cuadro inglés, pues a los cuatro minutos de compromiso se adelantaría en el marcador gracias a un tanto conseguido por Markus Babbel, no pasaría mucho tiempo cuando un joven llamado Steven Gerrard aumentaría la ventaja del equipo en la fracción 16 del partido. El conjunto español no bajaría los brazos y conseguiría recortar distancias al minuto 27 cuando Iván Alonso se haría presente para colocar el 2×1 momentaneo. Sin embargo, los de Liverpool anotarían una vez más por medio del escocés Gary McAllister para finalizar el entretiempo con un marcador a favor de tres goles a uno.

 

Las cosas cambiarían muchísimo en la segunda mitad pues el Deportivo Alavés dejaría de lado los nervios y lo dejaría todo en la cancha para conseguir el título y por medio de Javi Moreno conseguirían igualar el marcador en menos de diez minutos para la sorpresa de propios y extraños, pero lo que rápido viene, rápido se va y Robbie Fowler aparecería para colocar el marcador 4-3 a favor, nuevamente del Liverpool, dejando servida la mesa para celebrar… pero el Alavés nunca se rindió y consiguió lo que parecía imposible: Igualar el partido 4-4 al minuto 89 por medio de Jordi Cruyff, nadie se podía creer que el partido se fuese a prórroga.

 

La tónica en el tiempo extra fue muy lenta, muestra del cansancio que tenían ambos equipos hasta que Antonio Karmona, capitán del Alavés cometió una falta que no aparentaba ser peligrosa hasta el momento en que se cobró… y el centro luego de esta falta fue cabeceado por Geli, jugador del Deportivo Alavés en propia puerta. Dándo el título al Liverpool a falta de tres minutos (Se jugaba gol de oro) para ir a los penales y dejando a su equipo a las puertas de la gloria.

 

#ReseñaAngelHerreran