Diego González rompe a llorar sobre el cesped de la Rosaleda. El futbolista que fue fichado este verano por el conjunto blanquiazul no pudo contener las lágrimas. Una derrota más para el conjunto andaluz que no levanta cabeza. El Málaga necesita cambiar radicalmente la dinámica para no caer en la Segunda División. La imagen del defensa chiclanero es un claro ejemplo de la situación por la que atraviesa el equipo:

Compartir: