En el año 1995, un jovencísimo equipo que poseía una media de edad de 19 años, se hizo con el máximo trofeo continental, la Champions League, ganando en la final de Viena al A.C. Milán. Ese equipo era el Ajax de Van Gaal y además de jóvenes, eran todos de la prestigiosa cantera de Amsterdam, o como ellos dicen, de la academia.

 Este Ajax estaba dirigido por un excéntrico preparador llamado Louis Van Gaal, de entre sus muchachos, encontramos nombres de jóvenes futbolistas que a la postre, acabarían siendo leyendas de talla mundial.

 

Van Gaal

 

Entre los más veteranos de este once campeón de Europa, encontramos a Frank Rijkaard. Un Frank, que con este triunfo europeo, ponía fin a su carrera como futbolista para dar paso a una exitosa trayectoria como entrenador. Una trayectoria, que como la de la inmensa mayoría del plantel, estaría ligada a can Barça. Como míster culé, volvería a ganar la champions, pero esta vez como jefe del banquillo.

Junto a Rijkaard, uno de los más veterenos era su portero, Edwin Van Der Sar. Por aquel entonces, el guardameta holandés, contaba con 24 años, y acabaría siendo el mejor portero de la historia de Holanda.

En la línea defensiva, nos encontramos a los hermanos De Boer, que acabarían siendo también pieza clave del Barça de Van Gaal. A su lado en la defensa, teníamos a un joven futbolista llamado Reiziger. Jugador, que al igual que Frank y Ronald, también vestiría de azulgrana en el verano del 97.

 

Parecía que el futuro de esta joven plantilla, y el del F.C. Barcelona, estaba escrito que iría de la mano, y es que su extremo, Marc Overmars, también acabó vistiendo la casaca culé. Al igual que Jari Litmanen, uno de los más queridos en el país de los tulipanes.

En este exitoso pero joven equipo, también hubo nombres que triunfaron lejos de la ciudad de los canales y en otros grande europeos, como Clarence Seedorf. Este jugador tomaría el camino contrario que la mayoría del plantel y se vestiría de blanco. Club donde revalidaría su copa de Europa en dos ocasiones. En el verano del 2000, pondría rumbo a Milán, primero al Inter y posteriormente al A.C.Milán, club donde es todo un ídolo. También su compañero en la medular, Edgar Davids, triunfaría en Italia, lo haría en la vechia signora, donde también sería de los más queridos por la afición juventina. Eso sí, decir que Davids, si llegó a vestir también de blaugrana, lo haría durante seis meses, en la campaña 2004, en calidad de cedido.

En este Ajax, no nos podemos olvidar de George Finidi, uno de los hombre más queridos por la afición bética.

Para terminar este equipo de leyenda, vamos a  la delantera. En ella, nos encontramos con un chaval llamado Patrick Kluivert, que a los 18 años recién cumplidos, salió del banquillo en los minutos finales y anotó un gol rozando el 90 que valió una copa de Europa. Kluivert es uno de los más queridos en Amsterdam, y que después de este éxito, brillo lejos de Holanda. Como no podía ser de otra manera y al igual que la mayoría de los integrantes de esta plantilla, triunfó en el Nou Camp, llegando a anotar la nada desdeñable cifra de 90 goles en 180 partidos con el equipo de la ciudad condal.

Compartir: