El balón ya ha echado a rodar por los distintos coliseos de Italia, y el país entero se alegra de ello. Tras la debacle de la Azzurra al no clasificarse en el Mundial de Rusia disputado este verano, los tifosi quieren dejar atrás la dolorosa abstinencia, y mantienen la esperanza de hallar una corriente de aire fresco que les lleve de nuevo a luchar en el Olimpo del deporte rey. Italia necesita del Calcio, y el resto de los amantes de este magnífico deporte también


Hace ya 12 años, Cannavaro alzaba la Copa del Mundo en el cielo del Estadio Olímpico de Berlín, acompañado por el resto de los azzurri, todos ellos jugadores de la Serie A. El grito al unísono de ¡Campioni del Mondo! resonó entre los cimientos del Coliseo Romano durante toda la noche. El delirio colectivo se apoderó de La Capitale, y los tifosi se encargaron de poner patas arriba el resto del país. A partir del éxtasis vivido en esa fantástica notte, el Calcio ha entrado en una fuerte resaca, incapaz de levantar cabeza hasta el momento. El conjunto Cesare Prandelli,cerca estuvo de despejar los fantasmas del fracaso de la Azzurra en el Mundial de Sudáfrica 2010, llegando en la final de la Eurocopa al cabo de dos años en el Estadio Olímpico de Kiev. No obstante, de poco sirvieron los dos tantos del controvertido delantero Mario Ballotelli ante la imperiosa Alemania que permitieron a los azzurri pasar a la final. La Roja, que ya eliminó a los italianos en los cuartos de final de la anterior Eurocopa, destapó en la gran cita del campeonato europeo, las debilidades del conjunto de Prandelli con un contundente 4-0 en una de las derrotas más dolorosas que recuerda el fútbol italiano.

A partir de entonces, la Azzurra, con una actuación deplorable en el Mundial de Brasil 2014 al no pasar de la fase de grupos, y al jugar un papel discreto en el Europeo de Francia 2016, culminó una década nefasta al no clasificarse en el Mundial de Rusia 2018. Este último episodio fue especialmente desolador, ya que la Selección de Italia no participaría en la edición de un Mundial por primera vez des de 1958. Fuori Tutti y Apocalipsis Azzurra, fueron algunos de los titulares con los que se levantaba el país tras la catástrofe futbolística.

Fuente propia

Por su parte, los principales clubes y jugadores de la Serie A, parecen haber sido un reflejo del conjunto nacional durante los últimos doce años. Un año después de que la Selección de Italia ganara el Mundial en 2006, el AC Milan de Carlo Ancelotti, que ya tuvo a tocar la Champions League en la famosa y alocada final contra el Liverpool de Benítez en 2005, logró finalmente hacerse con La Orejona tomando revancha contra el mismo rival. El entrenador emiloromañol contaba en la finalísima con un once inicial repleto de jugadores italianos, muchos de ellos destacados en la consecución de la Copa del Mundo en el año anterior.

El esquema de Carlo, imponía mediante la solidez y liderazgo de Paolo Maldini y Alessandro Nesta en la zaga defensiva, equilibraba el juego en un centro del campo complementado por la exquisita visión de Andrea Pirlo y la fuerza de Gennaro Gattuso, y era letal en una delantera de la mano de Pippo Inzaghi, encargado de introducir el balón, como fuera, dentro de la portería rival. El armonioso engranaje italiano de los Rossoneri, permitía brillar a Ricardo Kaká, la perla brasileña, que llevó, junto a sus compañeros, al club italiano en lo más alto del fútbol europeo.

 

 

En esta etapa, la Serie A andaba dominando el deporte rey con desparpajo y así lo reflejaban las sonrisas de Pavel Nedved, Anriy Sevchenko, Fabio Cannavaro, y Ricardo Kaká mientras recogían el Balón de Oro entre 2003 y 2007. Sólo en 2005, el genio Ronaldinho interrumpió el glorioso quinquenio de los clubes italianos en la entrega de este valioso galardón.

Desde entonces, el Calcio ha deambulado sin pena ni gloria por los terrenos de juego, alargando la vida de unos jugadores con muchos kilómetros en sus piernas  y sin ofrecer oportunidades a los nuevos talentos. Que la edad media de la plantilla  titular de la Azzurra, y Rossoneri más estelares rondara los 30 años, era el síntoma de lo que iba a suceder después; ni rastro de logros de  la Selección Nacional, ni de los Balones de Oro procedentes de la Serie A. Sólo el Inter de Milán de José Mourinho logró hacerse con la Champions League en 2010, con lo que parecía ser un oasis en el desierto. Los Nerazzurri, presentaban un once inicial envejecido sin la presencia de ningún jugador italiano en el once titular. Al año siguiente, tras conseguir la máxima competición a nivel de clubes, el técnico portugués decidió tomar el timón de la plantilla del Real Madrid, y todo indica que no fue fruto de la casualidad.

La Serie A, acabó de tocar fondo en el año 2012, cuando perdió un cupo clasificatorio para participar en la Champions League a manos de la Bundesliga, donde la pasión por el fútbol crecía sin cesar. Mientras, las estanterías de los principales clubes transalpinos parecían descansar llenas de polvo, y en las calles del país se respiraba arte y gastronomía, pero la belleza y pasión del Calcio parecía difuminarse, como hacían los artistas renacentistas con la técnica del sfumato.

La reciente crisis financiera, el alto precio de los abonos, el envejecimiento de las plantillas, la falta de jóvenes talentos y el amargo recuerdo del Calciopoli*, arrastran aún al futbol italiano hacia una baja asistencia de aficionados en sus coliseos respecto a las grandes ligas.

Fuente: as.com

No obstante, parece ser que el Calcio no está dispuesto a perder su esencia, y dos brotes de esperanza así lo sugieren. Por una parte, La Serie A ha recuperado de nuevo la plaza perdida en 2012 para ingresar en la Champions League, quedando con cuatro cupos directos para la fase grupal. Y por otro lado, los principales clubes de Italia han invertido más millones de euros en jugadores que en el curso anterior, consolidándose en el segundo puesto en gasto en fichajes respecto las grandes ligas, y estando sólo por debajo de la Premier League, la liga de referencia que se sitúa en primer lugar. Este hecho llama la atención teniendo en cuenta que la misma Premier League, La Liga, La Bundesliga y la Ligue 1 han ahorrado grandes cantidades de millones en fichajes respecto la pasada temporada. Sin lugar a dudas, la flamante apuesta de la Juventus por el fichaje de Cristiano Ronaldo, ganador de las últimas tres ediciones de la Champions League con el Real Madrid  y galardonado con las dos últimas entregas del Balón de Oro, puede ayudar a la Serie A y a la Vecchia Signora a dar el salto definitivo en la máxima competición continental.

Fuente: el País

Tal y como cuenta Enric González en Historias del Calcio, “es imposible hablar de Italia sin hablar de fútbol”. El día a día en este magnífico país se encuentra estrechamente vinculado a este deporte, y tras cada calcio (patada) al balón, se mueve un mundo de entusiasmo, delirio y dinero, que darían mucho por escribir. Todo aficionado al futbol ha sufrido la dura resaca del Calcio durante los últimos doce años, pero nada más lejos de la realidad, la Azzurra está  a un solo Mundial de Brasil, la mítica pentacampeona del trofeo más prestigioso de este deporte. Mientras, cegados o no por la nostalgia, seguimos manteniendo las esperanzas puestas en el Calcio y su pronta recuperación.

Compartir: