2 de noviembre de 1993, una fecha maldita para el valencianismo, una goleada sufrida por el Karlsruher histórica  y apoteótica, un 7-0 que hizo estallar una crisis tanto social como deportiva en el club. No le sirvió nada la ventaja del partido de ida (3-1) y en la ronda anterior de manera solvente pudo deshacerse del Nantes. El equipo valenciano viajó a tierras alemanas como líder de la competición doméstica, la liga española.

Aquel resultado es el peor registro del conjunto de la capital  del Turia  en su dilatada trayectoria europea. Marco una época de cambios en el club, de un debate interno que conllevaría consecuencias que marcaría un antes y un después en la historia del club valenciano. Uno de los primeros cambios fue  la no continuidad de dirigentes que estaban en el club, una época marcada por la tensión interna dentro del club.

Al equipo también le afectó la eliminación. Era impensable que el líder de la liga española estuviese tan pronto fuera de la competición europea.  A partir de ese duelo, el equipo sufrió dos derrotas liguera en Gijón y en casa contra el Real Madrid, esto entre otras cosas provocó la destitución del entrenador Hiddink. Puso final a una etapa de dos años y medio, donde siempre hubo tensiones  con el presidente de turno.

El 15 de noviembre de 1993  llega al club Paco Real, director de la ciudad deportiva y extrenador del filial, una solución de emergencia por la que se decantó el consejo administración. Su estreno fue  satisfactorio, tras cosechar una victoria en Sevilla por un tanto a cero.

Un primer paso hacia la crisis,  instaurada en el seno del club y el ambiente, fue el informe de la plantilla que se acabó haciendo público que provoco una situación incómoda en el club. Al poco tiempo dimitió el presidente Arturo Tuzón, las causas  fueron los  problemas  de salud que le impidieron seguir al frente del club valenciano. Su relevo en la presidencia, fue el vicepresidente Melchor Hoyos con la intención de solventar la crisis que había en el club  y calmar el ambiente.

Con las salidas de Hiddink y Arturo Tuzón se inició una nueva etapa,  para suplir la baja del entrenador estuvo de forma momentánea Paco Real que cosechó dos derrotas ante el Zaragoza y el Barcelona, su marcha sería ante el Zaragoza. Su sucesor fue el técnico uruguayo Héctor Nuñéz,  que parecía ser la solución a los problemas deportivos. Pues no fue así y los resultados tampoco cambiaron ni la trayectoria del equipo. Su estreno no fue el mejor, ya que se estrenó con un empate ante el Osasuna, lo más sorprendente cuando llegó la noticia de Mario Aberto Kempes se sentó como segundo entrenador tras la dimisión de Rielo.

Con un panorama oscuro en lo deportivo y una crisis social empezaba el año 1993. En el ámbito social  se estaba empezando  a pagar caro la transformación a sociedad anónima deportiva, las críticas sobre la conversión a Sociedad Anónima iban en aumento.

La eliminación de copa del rey a las primeras de cambio contra en Tenerife  agravó las crisis social, deportiva y económica del club. En medio de la polémica, el delantero Pizzi logró el gol número 3.000 en la historia del Valencia C. F.

La crisis  empezaba a coger un auge importante, tras la salida del secretario Vicente Pons, el detonante de su salida fue la duplicidad de facturas de la liga de fútbol profesional, para el cobro de los derechos televisivos unas sí que fueron enviadas por el club. El resto a través de una empresa de propiedad de Vicente Pons, era una muestra más del culebrón que estaba instaurado en el equipo de la capital del Turia. Ante la gravedad del asunto se decidió convocar una junta general de accionistas para elegir el nuevo consejo de administración. Finalmente salió como presidente Juan Martín Queralt y como secretario de la junta Antonio García Granero. Tampoco aguantarían mucho tiempo en el cargo, ya que una campaña electoral encabezada por Francisco Roig cogió fuerza  para la presidencia. Dio sus resultados y consiguió su objetivo de mediante la captación de acciones, exposiciones ante los peñistas…. Para finalmente recalar en la presidencia junto a Manuel Llorente que empezó la etapa como responsable de la gestión del club de Mestalla.