Tras un culebrón que duró más de un mercado, el FC Barcelona logró darle un regalo de reyes a sus aficionados con la llegada de Phillipe Coutinho. 120 millones de euros (más 40 posibles en variables) es el coste del jugador, que ha ilusionado a los aficionados del Barcelona, que ya hablan de sus cuatro fantásticos con Dembele, Messi, Suarez y el brasileño. Sin embargo, el fichaje también ha despertado polémica, tanto por que llega lesionado como porque muchos dicen que no podrá adaptarse al sistema de juego de Ernesto Valverde, lo cual ha sido desmentido por los aficionados blaugranas. Entonces, ¿verdaderamente encaja Coutinho en el sistema del equipo líder de la liga? ¿o este fichaje solo ha sido un capricho de la directiva?

En el siguiente texto analizaremos como puede encajar futbolisticamente Coutinho en el esquema culé, utilizando el 4-3-3 y 4-4-2 utilizado normalmente por Valverde, agregando dos variables posibles: un 4-4-2 en rombo y un 4-2-3-1, que podrían ser utilizados por Valverde en alguna oportunidad.

Pero primero hay que analizar al futbolista. Phillipe Coutinho es un jugador que ha evolucionado mucho desde su salida del Inter hacia Anfield. Primero con Rodgers y luego con Klopp, el brasileño se ha convertido en un jugador decisivo en tres cuartos de cancha, teniendo un gran último pase y una definición exquisita, tanto en movimiento como a balón parado. Esto lo hace normalmente partiendo de la banda izquierda, donde puede jugar por dentro o por fuera según lo requiera la ocasión. Pero esta no es la única habilidad del brasileño, quien también ha demostrado tener una gran capacidad de asociación y una excelente visión de juego, virtudes claves para un jugador del Barcelona. Además, en el Barcelona se encontrará con un viejo socio como Luis Suarez, con el cual formó una conexión importante cuando ambos compartieron vestuario.

A continuación colocaremos distintos sistemas que podría utilizar Valverde, explicando la novedad que agregaría Coutinho y su función, así como las debilidades que podría tener tanto el jugador como el equipo.

 

4-3-3:

El once típico del Barcelona desde la llegada de Johan Cruyff al banquillo es el 4-3-3, con laterales ofensivos y con un Busquets que hace una función plurifuncional. En este esquema, Coutinho podría entrar en dos posiciones: interior izquierdo, sustituyendo a Iniesta, quien ya cuenta con sus años, o de extremo izquierdo, donde dejaría al otro gran fichaje culé, Dembelé, en el banquillo.

Empezando por la posición de interior izquierdo, Coutinho tendría que adaptarse a jugar más atrasado a lo que está acostumbrado, siendo más creador de juego que finalizador. Teniendo en cuenta su edad (25 años) y la evolución que ha tenido desde su llegada al Liverpool, no sería descabellado que el brasileño se convierta en un gran interior. En el Barcelona, el interior izquierdo siempre juega un poco más adelantado y con más llegada, por lo que el brasileño podría explotar tanto su visión de juego para asociarse con Rakitic y Leo en el centro del campo como para filtrarle balones a Suarez o incluso añadiendo pegada, una cualidad que Iniesta no maneja ampliamente y que le agregaría una variante al equipo. Su principal desventaja sería que no es su posición habitual, y como esquema podría afectar que Alba no tenga tanto espacio, al tener un extremo al uso como Dembele en la banda izquierda.

Pasando ahora a hablar como extremo izquierdo. Como se explicó anteriormente, Coutinho es un extremo que suele irse al interior de la banda para asociarse por dentro, además de poder encarar al lateral y buscar el centro o el remate desde fuera del área. Esto le permitiría compartir ecosistema con el mejor socio de Leo Messi, Jordi Alba, ya que el lateral catalán tendría más espacio en la banda. Además es la posición en la que esta más acostumbrado a jugar. La principal desventaja es que le quitaría espacio a Luis Suarez, que en el último tiempo se ha tirado mucho a la izquierda para dejarle la derecha a Messi y a Semedo o Sergi Roberto.

 

4-4-2:

El otro esquema más utilizado por Valverde esta temporada, en el cual busca más control en el medio del campo. En este esquema al DT le faltaba un jugador que jugara más tirado a la izquierda, posición en la que había actuado Andre Gomes, sin ser experto en esta tarea.

En esta formación, Coutinho partiría como interior izquierdo pero con más funciones en la banda, ya que la idea es abrir el juego y dejarle más espacio a Busquets, quien lo acompañe (dígase Iniesta, Paulinho, Rakitic o Sergi) y Messi y buscar romper la defensa por fuera. Este once lo usa Valverde para controlar más del juego, por lo que no sería raro verlo bastante seguido. Aquí Coutinho también cumpliría una función parecida a la que conoce, pero tendría que adaptarse a las subidas de Jordi Alba por banda y a la asociación por dentro con los mediocampistas cules.

 

4-4-2 en rombo:

Empezamos ahora a analizar posibles variantes que podría utilizar Valverde pero que no hemos visto esta temporada. El 4-4-2 en rombo es una de las tantas posibles alineaciones que salen cada año del FC Barcelona, debido a que este podría darle mucha libertad al que juegue en la punta y reforzar al medio campo en un modo defensivo.

Normalmente la punta de lanza sería Messi, pero con la llegada de Coutinho esto podría cambiar. El brasileño no desconoce la posición y podría explotar tanto su juego asociativo como su último pase y llegada, ya que el es experto en tomar un balón en la mitad y llevarlo al área a crear peligro. Además, Rakitic e Iniesta podrían asociarse y los laterales tendrían gran espacio en bandas para correr, creando un amplió juego ofensivo. El principal problema recae en la posición de Messi, ya que en este once no tendría tanto espacio en el medio campo, y Coutinho no puede ubicarse en otro puesto.

 

4-5-1:

Posiblemente el planteamiento más extremo que podría aplicar Ernesto Valverde y el menos probable es el 4-5-1, pero no se descarta utilizarlo en algún partido como prueba.

En este once Coutinho partiría en la banda izquierda, en una función muy parecida a la del 4-3-3 pero con la diferencia de que tiene a Messi de MP, por lo que la asociación con el crack argentino podría ser importante para el equipo. Además, con el doble pivote, tendría menos funciones defensivas que cumplir. En cuanto al planteamiento en general, permite a Dembele retomar su banda favorita, la derecha, a Messi jugar en una posición donde tiene muchas más libertad y a Suarez ser totalmente independiente del juego defensivo, más allá de la presión.

Sin embargo, este planteamiento tiene un problema fundamental, y es quién puede acompañar a Busquets en el pivote. Paulinho o Sergi podrían cumplir esa función al igual que Rakitic, pero ninguno esta acostumbrado a hacerlo y tendrían responsabilidades defensivas. Además en este once hay poco lugar para Iniesta, quien ya no tiene el físico para jugar de pivote. Una variante podría ser Messi en derecha e Iniesta de MP, pero lo más probable es que el capitán cule no viera acción si se da esta formación.

 

Conclusiones:

Como se puede determinar en la nota, Valverde tiene muchas variantes para hacer que Phillipe Coutinho encaje en el perfil blaugrana. Su capacidad de adaptación determinarán si puede, a la larga, sustituir a Iniesta en el 4-3-3 culé como interior izquierdo, lo que en su evolución natural parece posible. Además, el nivel que muestre Dembele determinara si Valverde buscará juntar a sus 4 fantásticos en el once.

Otra cuestión a considerar es que Coutinho no podrá disputar la UEFA Champions League, por lo que será posiblemente titular en los momentos en los que Valverde decida rotar pensado en dicha competición, por lo que podría jugar en otras posiciones dependiendo de las rotaciones del DT y del rival, además de que Valverde podría buscar otras formaciones como un 3-4-3.

En definitiva, el fichaje de Coutinho cumple una necesidad futbolistica en Barcelona, y tiene con que cubrirla. Solo el tiempo nos dirá si fue capaz.

 

Compartir: