Entrevista a Toni Padilla

Redactor de la revista Panenka, jefe de deportes del periódico Ara, comentarista en un sinfín de cadenas, colaborador en Marcador Internacional. Si podemos calificar a Toni Padilla, periodista deportivo e historiador con un solo adjetivo es todoterreno, una enciclopedia futbolística. Hemos tenido la oportunidad de entablar una entrevista con él, uno de los periodistas del momento, que huye de lo mediático. Amante de las pequeñas histórias del balón y del periodismo de toda la vida: contar histórias.
Resultado de imagen de toni padilla

Fotografia de archivo de Toni Padilla


– Eres periodista deportivo e historiador. ¿
Ha influido el deporte en la historia o al revés?


La historia lo es todo, y todo tiene relación con ella. Considero que el deporte no ha sido nunca protagonista al cambiar el transcurso de la historia, sino más bien un actor secundario, una excusa. Nunca se ha provocado una guerra por el fútbol. Puede haber sido el detonante después de un proceso social pero nunca el fútbol es una causa principal. Si de alguna manera el deporte ha conseguido ser un actor principal en la historia, no ha sido nunca por un hecho concreto, sino un proceso en el que una parte de la población conquista un derecho, el derecho del ocio.


– ¿Qué es para ti el fútbol?


Ahora el fútbol se ha convertido en mi trabajo. Cuando una materia acaba siendo tu trabajo la miras con más frialdad. Todo que en casa siempre hemos sido amantes del fútbol. Antes era una diversión, incluso una identidad, pero ahora se ha convertido en un trabajo, y lo miras como sujeto periodístico. El fútbol es el protagonista de mi vida, lo bueno y lo malo. Le debo mucho a la pelotita

– Hablando sobre tu trabajo… ¿Cómo debe ser actualmente un periodista deportivo?


En primer lugar debemos ser periodistas. No tenemos que hacer esta diferenciación. A veces la gente desprecia la etiqueta de periodista deportivo, y no dejamos de ser comunicadores. Lo que se requiere hoy en día es una capacidad de trabajo muy fuerte, porque estamos en crisis, no sólo económica, de modelo a nivel periodístico. Hay que estar dispuestos a sacrificios, a estar en abiertos de cabeza, a aceptar los cambios, no creerse nada y dudar de todo. No sólo lo que ocurre sino del propio periodismo. Los periodistas debemos saber el presente, apoyándonos en lo que ha pasado, pero nunca anticipar el futuro. Tenemos que estar dispuestos a aprender, escuchar, y ser optimistas.

– ¿Cómo ves actualmente la situación del periodismo?


Es un momento de cambio, tal vez complicado, pero no comparto los discursos negativos. Hay una crisis de la manera de entender el periodismo, pero no del periodismo. No deja de ser un momento de cambio, y como en todo cambio hay damnificados, pero también nuevas oportunidades para la gente que llegue. Dicen que es el peor momento del periodismo, pero periodismo de mierda, de mentira se ha hecho siempre. El cambio es que ahora todo el mundo tiene la oportunidad de expresar su opinión a través de las redes sociales. Pero si hace 30 años hubiéramos tenido redes sociales pasaría lo mismo. Hay una crisis de modelo, simplemente por el cambio de los hábitos de consumo. A partir de aquí hay que adaptarse. Nacen proyectos muy excitantes, y otros, parte de una época que ya no volverá. En los noventa se podía dar trabajo con sueldos muy altos, había gente que cobraba sueldos medios para escribir muy poco. Quizás no es tan malo que haya estos cambios de modelo, pero sí hay gente que emerge, y por otro que pierde la profesión.


Más en clave fútbol. Colaboras en la revista Panenka, que propone un nuevo modelo de periodismo deportivo. En el último numero habla sobre el post-fútbol. ¿Cómo ves el fútbol en un futuro?

Como te he dicho no podemos anticipar lo que vendrá. Si puedo decir lo que veo ahora. Nos encontramos en una crisis de modelo de fútbol. Es un reflejo de la sociedad, en el sentido de que una minoría se cada vez más poderosa y una mayoría con menos oportunidades. Cada vez hay más personas con menos derechos y oportunidades. En el fútbol pasa lo mismo. Se ha convertido en una geopolítica en la que el dinero fuera, de Qatar, Rusia … entran al fútbol europeo. Esto puede provocar crisis de modelo, que actualmente estamos notando. Se ha hablado de la creación de una Liga Europea. En los últimos años han pasado cosas interesantes de las que se habla poco, pero que sirven como queja de este modelo. Como la afición de un club tan grande como el Manchester United haya creado un nuevo equipo para que no se sienten representados con el club, el United of Manchester. La gente no se siente identificada con el fútbol, ​​hasta el punto en que se ha producido una alteración del significado de la palabra fútbol, ​​por ejemplo, a las paradas de selecciones, ya se dice que no hay fútbol. Se ve el fútbol sólo como su equipo. Nos encontramos en una pugna para decidir que se fútbol. Si no se juega ” bien ” como decimos ahora, se dice que aquello ya no es fútbol. Para un socio del Ciudad de Murcia, el significado de fútbol no tiene nada que ver con un murciano del Madrid. Una de las dudas es que entenderemos en el futuro por futbol.

-¿Se está perdiendo la esencia del fútbol?


Simplemente está cambiando. Y no tiene por que ser hacia malo. Lo que para mí puede ser menos atractivo, en este caso el modelo capitalista, a otros les puede encantar. Todo es mutable, y el fútbol también. No es lo mismo el de hace 10 años al de hace 50 años, y hace 50 años también estaba el debate de que era y que no era fútbol, ​​y se cuestionaba el modelo. Ahora se está produciendo la aparición de estos fenómenos, como en el caso del Manchester City, pero también otros como el Salzburgo o el Eibar. Y puedo disfrutar tanto del juego del Eibar como de un partido del Manchester City, y pueden ser dos estilos opuestos. El fútbol nunca ha tenido una esencia, hay diferentes formas de atraerlo, pero en cuanto a la gestión, si que está cambiando. Cambiando, no perdiendo.

-Ahora Twitter y otras redes sociales, como decíamos están permitiendo a todos informar o dar su opinión. ¿Estamos perdiendo la figura del periodista?


Twitter no deja de ser una herramienta, y dentro de esta hay de todo. Se juntan tan periodistas como gente que opina, y los dos exponen. Aquí entramos en el debate sobre qué es periodismo. Es un trabajo, tan digno como las demás. Y opinó por Twitter o analizar partidos no es un trabajo. Sí que se ha convertido en algunos casos en una fuente para llegar al ámbito profesional, pero para ser periodismo debe recibir por ello. Puede estar provocando un problema en el modelo. Ahora Twitter es una herramienta muy generacional, pero a nivel global tiene mucha más incidencia Facebook. Si fuera por Twitter, por ejemplo Bartomeu no sería presidente del Barça. Ahora le damos demasiada importancia a lo que se dice en las redes.

”Si fuera por Twitter, Bartomeu no sería presidente del Barça”

– Como periodista deportivo, ¿siempre acaba prevaleciendo la predilección por tu equipo, o se puede llegar a ser ”objetivo”?


Es un tema de sensibilidad. Cuando te toca verlo desde casa lo miras con los ojos de tu equipo, pero hablar y ver fútbol como trabajo es totalmente diferente. La gente siempre intenta sospechar de qué equipo es un periodista. Siempre hay casos de periodistas fanáticos. Yo me fijo más en el cómo que en el quién. Me ha llegado a gustar mucho un equipo por su juego, que de niño no lo veía ni en pintura. Y aquí se puede también perder la objetividad, hablar muy bien de un equipo que juega bien un partido, y despreciar a los demás. En el extranjero hay mucha normalidad con este tema. Por ejemplo en Inglaterra pueden tener juntos comentando los partidos a Rio Ferdinand, Franck Lampard, Gerrard o Gary Lieneker, de equipos contrarios, sin problema alguno. El otro día en el Chelsea-Barça nadie dudaba de que Lampard y Gerrard pudieran comentar juntos el partido. Aquí se quiere un comentarista aficionado a su equipo, pero un comentarista debe tener la capacidad de analizar y comunicar, con autoridad. La gente quiere escuchar lo que le favorece. Este no es el trabajo del periodista.


-¿Cómo definirías tu manera de hacer periodismo y la de los proyectos en que estás?


Periodismo de toda la vida. Tener fuentes, trabajar duro, tener un relato y contar historias. En los proyectos que estoy, creo que hay corazón, básicamente porque no son proyectos extremadamente grandes, queremos hacer un periodismo pasional. Hay un punto de reflexión en la manera de hacer periodismo.
-Siempre dices que te gustan las pequeñas historias que esconde el fútbol. ¿Cuál es la clave para encontrarlas y para hacerlas atractivas al público?


Ser un niño pequeño. No quiero matar nunca el niño que llevo dentro. Los niños son curiosos, hacen preguntas para todo. El periodista debe saber ser el padre que explica un cuento y el niño que pregunta. Tener los ojos abiertos por el mundo lleva a tener preguntas, y éstas siempre tienen una historia detrás que debemos saber explicar. Si ves una historia atractiva, debes saber qué es lo que la hace atractiva para ti, y saberlo transmitir al lector. No dejan de ser cuentos, con un principio, un desenlace, héroes y villanos. Tienes que saber ser el padre del lector. Un partido que puede tener un interés futbolístico nulo para el espectador, puede llegar a tener la historia más curiosa, más atractiva.

”El periodista debe ser el padre que explica un cuento y el niño que pregunta”

– ¿Tienes alguna historia que sea más especial?

Muchas. El Mundial del 50, del que hice un libro, tiene muchas, pero si te hubiera que decir alguna, mañana te diría otro. Hay tantas que es difícil escoger. Todas las historias, queramos o no tienen su atractivo


– En Panenka os gusta tratar el lado humano. En este sentido, ¿hay algún jugador que destacarías por su lado humano?


La figura más novelesca, con la historia más redonda quizás sería la de Maradona. Lo que tenía como futbolista lo pierde como persona. Obviamente tiene cosas buenas, pero también terribles. Creo que Maradona tiene un relato cerrado y redondo. Es una historia de esencia, caídas y redención, y al mismo tiempo, está en el momento clave para contar historias claves. Contra Inglaterra, Italia. Quizás no es el mejor futbolista de la historia. Pero me interesa más su historia personal. Messi y Cristiano, tienen un relato previsible, muy común: origen humilde, el fútbol los rescata, viven en una burbuja y tienen problemas con impuestos.

”El jugador más novelesco seria Maradona. Lo que tenía como futbolista lo pierde como persona”

 

– ¿Cómo explicas a la gente que te gusta ”ver a once tios corriendo detrás del balón’‘? ¿Qué le encuentras al fútbol?


No quiero nunca convencer a nadie de ello. Le veo muchas cosas en el fútbol. Tácticamente y humanamente. Es el deporte más popular del mundo. A nivel de historias es insuperable, y es uno de los grandes relatos del siglos veinte y veintiuno uno. Es un idioma común en todo el mundo.


-En  Panenka, y los proyectos en los que estás siempre se trata mucho el papel de la afición. ¿Estás de acuerdo con los grupos ultras?


Debemos diferenciar entre dar voz a la afición y su extremo. El fútbol sin aficionados no es nada, pero todo elemento llevado al extremo es peligroso, como hemos visto recientemente. Yo no estoy en contra de la presencia de estos grupos siempre y cuando haya un encaje. Que puedan tener un lugar siempre que no incomoden. Su animación puede llegar siempre ser espectacular. Si se entre ellos, es su conducta y han elegido vivir así. No es mi estilo. Estos grupos siempre ayudan a dar color, animación, pero con estos episodios de violencia estoy completamente en desacuerdo.


Por último, siempre te gusta hablar de fútbol modesto, pero que prefieres ver, un partido de la segunda división inglesa, o un Barça Madrid?

Todo. Un Barça Madrid a nivel de juego es insuperable, pero es tanto fútbol negocio que a veces no lo disfruto. Puedo disfrutar de todo. Si el fútbol me aburre, miro a la grada, y siempre podré sacar alguna historia. Siempre me gusta el fútbol en todo lo que lo engloba.
Compartir: