El pasado viernes España consiguió en el estadio José Rico Pérez de Alicante, su clasificación para el Campeonato Mundial de selecciones que se celebrará en el verano de 2018 en Rusia. Su victoria por tres goles a cero frente a Albania combinado con el inesperado empate de Italia en el Olímpico de Roma contra una débil Macedonia, han convertido la cita con Israel el lunes próximo en un simple trámite que hay que cumplir sin que lo que ocurra tenga ninguna trascendencia a nivel clasificatório.


La fase de grupos realizada por el combinado español se puede calificar como impecable, se han conseguido ganar todos los puntos en disputa, salvo los dos que se cedieron en el segundo partido de clasificación contra Italia en territorio transalpino y que por el desarrollo del mismo bien podrían haberse anotado en el casillero de los de Lopetegui.

Pero echando la vista atrás, esto no siempre fue así, ni muchísimo menos, esta Edad de Oro que estamos viviendo desde hace algo más de una década no se corresponde por desgracia con la historia y la realidad de la Selección en particular y del fútbol español en general. Este siglo XXI ha visto coronarse a España como ganadora en dos Eurocopas y en un Mundial y a los equipos españoles, Real Madrid, Barcelona, At. de Madrid y Sevilla dominar en las competiciones europeas acaparando títulos y finales en muchas ocasiones, disputadas entre ellos.

 

evolución del fútbol español selección

 

En el caso particular de la selección, desde el Mundial ´78 de Argentina no falta a ninguna gran cita salvo la Eurocopa ´92 de Suecia, pero hasta el título de 2008 en Austria y Suiza no “saboreábamos” ni siquiera unas semifinales. No pintábamos nada en el concierto internacional, eramos un país de relleno en los campeonatos pero nada más, dándose además la circunstancia de que, no se sabe bien porqué, siempre que la selección se clasificaba para alguna cita importante, se creaba en el país una “atmósfera de favoritos” que no era, en absoluto, la realidad que el fútbol español atravesaba en aquellos momentos. Esa realidad llegaba después, cuando no se pasaba de la primera fase de grupos o se caía en octavos y los “palos” a nivel prensa y afición eran monumentales.

Hay episodios de película de miedo como el de la concentración del Mundial de Argentina 1978 en La Martona, en aquella época una hacienda argentina en medio de la nada en la que no había ni luz, ni comida, ni por supuesto campos de entrenamiento, el equipo se trasladaba en autocar a entrenar. Hoy en día, impensable.

Afortunadamente, el fútbol en España se ha profesionalizado y cuando digo esto no me refiero a que antes de las fechas anteriormente citadas no fuese así, los futbolistas vivían y muy bien, de jugar al fútbol. Por todos es conocido  que el fin de una entidad deportiva es alcanzar los mayores éxitos en el césped, pero eso sólo ocurre cuando detrás hay un trabajo que empieza en la sede social de los clubes de fútbol.

La profesionalización ha llegado también allí, a los organismos que rigen los clubes españoles, las SAD llegaron al fútbol en los albores de los años 90 y con ellas desembarcaron empresarios ávidos de notoriedad y de, porque no decirlo, de aumentar sus fortunas, se pensaba que el fútbol les haría más ricos de lo que eran. Pronto se darían cuenta que eso no funcionaba así, no les arruinaba pero no era “la gallina de los huevos de oro”, mas bien al contrario, exigía mucha inversión y unos resultados que eran una incógnita ya que los clubes no eran una empresa al uso, había un componente “incontrolable” que era la pelota.

Se necesitaban gente que entendiese a esa pelota y que, a poder ser, tuviesen preparación intelectual, lo que se llamaba en la época “tener estudios”, el mundo del balón se estaba preparando para su “revolución industrial” que no era otra que se transformase en un negocio al estilo americano, ya no solamente se jugaba a la pelota, se marcaban goles y se ganaban títulos, ahora también se vendía la marca al mundo entero, la televisión jugaría un papel primordial y los ingresos por “merchandising” de productos del club pasaría a ser una pata más de la mesa… una mesa en la que encima había mucho dinero.

Tenia que haber un equilibrio entre la parcela deportiva y la económica, tenían que ir de la mano cada una liderada por profesionales de ello, zapatero a tus zapatos… y no era fácil, pero se empezó a mirar a la cantera dotándola de instalaciones adecuadas para que fuesen un semillero de talento de la tierra, además del Athletic, Villarreal, Espanyol, Barça, Sevilla, R. Madrid… destinaban un aparte muy importante de su presupuesto anual al fútbol base, dejando su gestión en manos de sus futbolistas ya retirados.

 

evolución del fútbol español villarreal

Ciudad deportiva del Villarreal

 

Hoy en día España es una potencia mundial, ahora si vamos a las grandes citas con el papel de favoritos de forma justificada, se copia el modelo de nuestro fútbol, es normal ver a personal del staff técnico de clubes de otros paises en los campos de entrenamiento de nuestros equipos, Joaquim Low es un enamorado de nuestro fútbol, paralelamente exportamos jugadores, entrenadores directores técnicos y ejecutivos. y juegan un papel muy importante allá donde van, Manzano, Caparros, Guardiola, Silva, Thiago A., Antonio Cordón (“constructor” deportivo del Mónaco de Mbappé), Monchi, Txiki Beguiristain, son sólo unos ejemplos del triunfo del modelo del fútbol español. En la parte directiva Ferrán Soriano es el ejemplo más destacado Director Ejecutivo del Manchester City y autor de un libro muy recomendable sobre management y fútbol “La pelota no entra por azar”.

Edorta Murua  ex-técnico del Athletic Club  es el Director Técnico de la Aspire Academy de Qatar y ahí está buena parte del futuro del fútbol mundial.

Esto solo es una pequeña parte de la explicación de por qué España está en el pelotón de cabeza de los que mandan en el fútbol y no tiene visos de cambiar, la cantera sigue dando sus frutos, Xavi, Puyol, Casillas, Iniesta,Villa, Torres… fueron el inicio y parecía que detrás de ellos, la nada, pero no es así, Isco, Asensio, Saúl, Koke… son el futuro y el próximo mundial promete.

@ugesanz