El Mercado de Pases no había ni comenzado y, como es costumbre, los rumores empezaron a surgir por todo el mundo. Algo que estaba claro mucho antes de que terminara la temporada en Inglaterra, era que Guardiola se preparaba para mover el mercado. Un equipo que, pesa a un arranque muy prometedor, se quedaría sin NINGÚN titulo. El técnico español, considerado por muchos el mejor del mundo, acabaría la campaña sin levantar ni un sólo trofeo, algo que jamás le había ocurrido.

La lista de decepciones

Manuel Pellegrini dejó a los Citizens fuera de Champions League, pero con la opción de terminar de colarse por medio de los Play-Off. El técnico español no tuvo problema alguno y, sin despeinarse mucho, metió a sus pupilos en la máxima competencia. Finalizaron segundos del grupo C, por detrás del todo poderoso Barcelona. Sin embargo,en los octavos de final, se toparon al Mónaco, un equipo plagado de jóvenes. Después de un partido de locos en el Etihad Stadium, llegaban a Francia con una ventaja de dos goles. Los de Pep dejaron muchas dudas en el partido de Ida, algo que se terminaría de reflejar en Francia, cuando les pegaron un auténtico BAILE.  La serie quedó 6-6, dejando al equipo francés dentro, por los tres tanto que lograron anotar en Inglaterra. FRACASO.

A los de Manchester no les quedaba otra cosa que concentrarse en los torneos locales. Llegaba el turno de la Fa Cup. Luego de un paso tranquilo hasta semifinales, se verían las caras con el Arsenal. Los de Wenger se dejaron el pase a la final-que terminarían ganando- y, de paso, sellarían una nueva decepción en el cuadro Citizen.

Llegaría la última opción; La liga. Tras una temporada  avasalladora del Chelsea, los de Conte se consagrarían campeones. El Manchester City terminó en la tercera posición de la Premier League, considerada por muchos mediocre. Aunque todo un logro para ellos, pues hasta la clasificación a la Liga de Campeones peligraba.  Ésto llevó un poco de calma a Manchester.

La temporada de pesadilla terminó y, sin mayor demora, Pep Guardiola empezó con una limpia de plantilla. El primero que pasó por la guillotina fue  el histórico Palo Zabaleta. Algo que no sorprendió a nadie, ya que prácticamente no contó para el español. Los siguientes en desfilar serían: Gael Clichy, Jesús Navas, Bacary Sagna y, para sorpresa de muchos, Willy Caballero.Todo pinta a que la lista de descartes de Guardiola no ha acabado.

De ahí, se vinieron las buenas noticias para los aficionados. El City, fiel a su estilo, no se limitó financieramente. Bernardo Silva fue el primero en hacer maletas y poner rumbo a Manchester. Después de brillar en el Mónaco, el joven de 22 años enamoró al mundo entero. Pep lo quiso y, con 49 millones de euros sobre la mesa, se lo quedó. El portugués entró en el TOP 10 de fichajes más caros de la  Premier League, quedándose con la séptima posición. Faltaba el lugar más cuestionado: la porteria. Clauidio Bravo firmó una temporada para el olvido, fue muy criticado por los medios ingleses por su bajo nivel. Si bien Pep confió en el chileno, terminó cediendo y lo mandó al banquillo.

Todo apunta a que Bravo saldrá del club, pero, de momento, la competencia llegó. Ederson, portero brasileño de 23 años, es nuevo portero del Manchester City, después de que el club pagara al Benfica 40 millones de euros, convirtiéndose en el segundo arquero más caro de la historia, por detrás de Buffon.

A  falta de mucho tiempo para que cierre el mercado, todo parece indicar que no serán los únicos fichajes de Pep.

Pero no todo son compras, Yaya Touré extendió su contrato por un años más.

Varias cosas quedan claras, a Guardiola no le pesa sacar del equipo a ningún tipo de jugador, y mucho menos la chequera.

Cristopher Hernández Leal.