La noche del 27 de septiembre el fútbol español se sacudió con una terrible noticia. A los tan solo 68 años nos dejaba uno de los jugadores más destacados de nuestra historia, leyenda eterna del Sporting y Asturias. Hablamos de Enrique Castro González, Quini, quien ha fallecido tras sufrir un infarto.

El por muchos considerados el mejor delantero centro en la historia de España inició su carrera profesional en el año 1968, con el club de sus amores, el Sporting de Gijón. Tardó tan solo dos partidos en anotar su primer gol, frente al Racing de Ferrol. Tras un primer año poco exitoso, en su segundo año Quini empezó a hacer historia. El Sporting regreso a primera tras 10 años, con Quini logrando anotar 24 tantos y siendo el pichichi de la segunda división. El pichichi se empezaba a convertir en un amigo del “brujo”.

Esta gran temporada fue seguida por el entrenador de la selección española, por lo que Quini debuta con la roja en 1970, a los 21 años de edad. Con la roja vivió uno de sus momentos más amargos, ya que en 1972 fue lesionado en un duelo frente a Irlanda del Norte, estando casi un año parado y peligrando su regreso.

Pero su temporada de regreso (73-74) no pudo ser mejor. El Sporting estuvo toda la temporada peligrando, pero logró finalmente salvarse. Quini de nuevo fue protagonista, anotando 24 goles y logrando así su primer pichichi en primera división. Quini repetiría trofeo dos temporadas después, con 21 goles anotados. Sin embargo, el Sporting no tuvo una buena temporada y descendió a la segunda división.

El Sporting regresaría tras solo un año en segunda (con Quini pichichi de la categoría), llegando a clasificarse para la Copa UEFA (sin demasiado éxito) y con un Quini que volvió a ser protagonista, obteniendo su tercer trofeo pichichi en la temporada 79-80, con 24 goles anotados. 

Quini logro todos sus trofeos en Barcelona

Pero Quini quería lograr títulos, por lo que decidió partir a Barcelona en julio del 80, con previo pago de 82 millones de pesetas. En el club cule Quini consiguió dos pichichis consecutivos, en las temporadas 80-81 (20 goles) y 81-82 (26 goles, su máxima cifra en primera), por lo que sumado al Pichichi que obtuvo en su última campaña en Sporting, consiguió 3 trofeos consecutivos.

En el Barcelona cumplió su objetivo de lograr títulos, pese a no ganar la liga. Gano dos Copas del Rey (una frente al Sporting), una Copa de la Liga, una Supercopa y, sobre todo, una Recopa en el año 1982. En 1984 y ya con 35 años, Quini decidió volver al club de toda su vida. En su segunda etapa jugo tres años, retirándose finalmente el 14 de junio de 1987, jugando su último partido curiosamente contra el Barcelona.

Quini disputo 448 partidos en primera, anotando 219 goles (165 con Sporting y los restantes con el Barcelona). Al momento de su retirada era el cuarto máximo goleador de primera división, pero posteriormente ha sido superado por Hugo Sanchez, Raúl, Lionel Messi y Cristiano Ronaldo, cayendo hasta la octava plaza. Así mismo logro un total de 7 pichichis (récord absoluto) logrando cinco de ellos en primera (donde se encuentra en segunda plaza, detrás de Zarra, quien obtuvo seis) y dos en segunda. Es el máximo goleador en la historia del Sporting, al cual siempre estuvo ligado de alguna manera tras su retirada.

Pero Quini también sufrió desgracias en su historia. El 1 de marzo de 1981, tras un partido con el Hércules, el delantero fue secuestrado por dos hombres encapuchados. Tras 25 días secuestrado, Quini fue liberado tras una operación conjunta entre la policía española y la suiza (donde los captores pedían la recompensa). Este secuestro no produjo problemas para el delantero, quien salió ileso e incluso decidió no demandar a sus captores, pero el Barcelona si. El club catalán se vio más afectado, perdiendo el título de liga y a su mejor jugador por un buen tiempo. Además, el hermano de Quini, Jesús, murió el 26 de julio de 1993. Jesús perdió su vida salvando a un hombre y dos niños ingleses que se estaban ahogando. Esto afectó fuertemente al delantero.

 

 

Quini siempre será recordado en España y, sobre todo, en su Asturias natal y en el club de toda su vida, el Sporting. Solo unos pocos tienen el privilegio de jugar en el cielo, Quini estará de nuevo con su amigo Manolo Preciado.  Por siempre, Quini. 

 

 

 

 

 

Su muerte ha conmocionado al mundo del fútbol, y pese a que paso apenas hace unas horas grandes personalidades de nuestro fútbol ya han dado su pésame y han recordado a la leyenda.

Compartir: