Nadie cree en la suerte, hasta que se convierte en mala. Seguro que Héctor Cúper lo ha pensado más de una vez. El técnico argentino es uno de los que más finales ha perdido en toda la historia del fútbol mundial. Por fortuna, para el bueno de Cúper, su trayectoria le avala, a pesar de ser un especialista perdiendo finales y dejando escapar títulos. Las aficiones del Mallorca o el Valencia no le olvidarán fácilmente. “El Cabezón”, como se le conoce cariñosamente, consiguió gestas como llevar al equipo balear a la antigua Recopa de Europa o a meter al Valencia en dos finales consecutivas de Champions League. Actualmente entrena a la selección nacional de Egipto, a la que ha conseguido clasificar para el próximo mundial de Rusia.

La “maldición” de Cúper comenzó en la temporada 97/98, cuando llevó al Mallorca ha disputar la final de la Copa del Rey. Tras realizar un gran partido y adelantarse en el marcador, el Barça consiguió empatar y el encuentro llegó a los penaltis. La suerte le dio por primera vez la espalda al técnico argentino y el Barcelona se llevo el título derrotando al equipo de Cúper en la fatídica tanda. La revancha de los baleares no tuvo que esperar mucho, ya que al comienzo de la siguiente temporada pudieron levantar la Supercopa de España ante los culés.

 

El Mallorca fue campeón de la Supercopa de España.

El Mallorca fue campeón de la Supercopa de España.

 

En la segunda temporada de Héctor Cúper en el banquillo, el Mallorca logró llegar a la final de su primer torneo continental, la extinta Recopa de Europa. Los baleares se enfrentaron a la Lazio, que por entonces tenía un plantel lleno de auténticas figuras. Entre sus jugadores nombres tan destacados como: Nesta, Salas, Vieri o Nedved, entre otros. Los laziale se alzaron con la Recopa tras derrotar al Mallorca por dos goles a uno. Nedved y Vieri marcaron los tantos romanos, mientras que el mítico Dani hizo lo propio para los baleares. Segunda final que se le escapaba al Mallorca de Cúper.

 

Dani celebra su gol en la final de la Recopa de Europa.

Dani celebra su gol en la final de la Recopa de Europa.

 

La siguiente temporada y después de una gran labor realizada en un club modesto como lo era el Mallorca de la época, recién ascendido la primera temporada en la que Cúper ocupo su banquillo, fichó por el Valencia. Su etapa con el conjunto ché comenzó de la mejor manera posible. Volvió a ganarle la Supercopa de España al Barça, final que se jugó a doble partido. Tras consolidar al Valencia como tercer equipo en España, logró plantarse en la final de la máxima competición continental. El equipo ché no tuvo opciones contra un gran Real Madrid que acabó llevándose la Octava a sus vitrinas y dejando a Héctor Cuper con un palmo de narices. Tres finales perdidas y esta seguramente fue una de las más dolorosas para el argentino.

 

El Valencia pasa junto a la Champions.

El Valencia pasa junto a la Champions.

 

El fútbol le dio otra oportunidad al Valencia, cosa que no suele ocurrir, de manera casi inmediata. El equipo de Cúper volvía a repetir final, esta vez el rival a batir sería el Bayern de Múnich. Lamentablemente la Champions League volvió a darle la espalda a los valencianistas, de la manera más amarga. Otra vez el fatídico punto de penalti separaba a Héctor Cúper de conquistar una final.

 

Cañizares desolado tras perder su segunda final.

Cañizares desolado tras perder su segunda final.

 

El argentino cambió la Liga por la Serie A, su paso por el banquillo del Inter fue discreto aunque sirvió para aumentar su gafe. Llego líder a la última jornada con los nerazzurri, pero una derrota frente a la Lazio le privó de conseguir el Scudetto. Después de esto, regresó a España y poco a poco fue probando ligas más exóticas hasta llegar al banquillo del Aris de Salónica. Equipo con el que consiguió llegar a la final de Copa y, como no, perderla ante el Panathinaikos.

 

Cúper tras perder el Scudetto.

Cúper tras perder el Scudetto.

 

Además de clasificar a la selección egipcia para el Mundial, también les llevo a la final de la Copa África disputada en Gabón. Los “Faraones” no habían perdido ninguna final de este torneo, hasta que llegó Héctor Cúper. A pesar de adelantarse en el marcador, Camerún acabo remontando y se proclamó campeón africano.

 

Cúper perdió la final de la Copa África con Egipto.

Cúper perdió la final de la Copa África con Egipto.

 

Aunque perdió seis finales a partido único y dos ligas en la última jornada, Héctor Cúper ha sido un excelente entrenador que ha dejado huella en todos los equipos en los que ha estado. Es injusto quedarse con la maldición que carga, pero con sus antecedentes se puede considerar como uno de los entrenadores más gafes que existen.

 

Compartir: