Pese a que la Serie A parece ya sentenciada, la primera temporada de Carlo Ancelotti en el banquillo del San Paolo ha arrancado con buen pie, con el Napoli en segunda posición y a un paso de clasificarse para los octavos de final de la Champions League tras superar una dura fase de grupos. 


El Napoli ha disputado 18 partidos oficiales, de los cuales 11 se han saldado con victoria, 5 con empate y 2 con derrota. Si aclaramos que una de las derrotas fue en el Juventus Stadium, que dos de los empates fueron con el PSG, y que entre las victorias se incluyen las agónicas victorias sobre Milan, Lazio, Fiorentina y Liverpool, nos damos cuenta de que hemos topado con un equipo a tener en cuenta.
Tras la precipitada marcha de Sarri a Londres, el Napoli vio cómo se alejaba el técnico más querido y que más complicado se lo ha puesto a la todopoderosa Juve en años. La segunda posición de la temporada pasada, con la victoria sobre la Vecchia Signora gracias al testarazo de Koulibaly, hizo soñar hasta las últimas jornadas con la consecución de un campeonato que no visita el sur de Italia desde que Maradona lo reclamara por última vez en 1990.
Sin embargo, De Laurentiis no quiso aceptar un cambio de ciclo, sino apostar por un proyecto continuista. Para ello, los mínimos cambios posibles se hicieron en la estructura principal de la plantilla, con las salidas de Pepe Reina y Jorginho. Y de la misma forma, se optó por Carlo Ancelotti como director de orquesta. Conozcamos a su Napoli.

 

La formación
Si Sarri se caracterizó por su fidelidad al 4-3-3, con Jorginho ejerciendo de pivote y referencia en el reparto del juego, con dos interiores  con llegada pero que guardan su posición y dos extremos muy abiertos, Ancelotti opta por un 4-2-3-1. De esta forma, el doble pivote lo ocupan jugadores los cuales no es esencial que lleguen a posiciones de ataque, guardándose mejor las espaldas y sumando efectivos al ataque. De esta forma, los dos extremos/interiores se pegan mucho a la banda, abriendo el campo y los espacios en el centro, donde suelen jugar dos puntas, uno de los cuales siempre goza de muchísima movilidad para caer a banda o bajar a recibir.

Los laterales
En febrero de 2018, Faouzi Ghoulam volvió a sufrir una grave lesión en el cruzado que le ha tenido apartado muchos meses de los terrenos de juego. Rápido y tremendamente habilidoso, el argelino era un fijo de Sarri en las alineaciones, dando una profundidad y un apoyo a Insigne en la izquierda que el interior (normalmente Hamsik) no podía. Ghoulam no ha jugado aún a las órdenes de Carletto, y es que el entrenador de Emilia-Romaña ha decidido seguir con el antídoto que encontró Maurizio Sarri: el portugués Mario Rui. Internacional absoluto con el combinado luso, el ex de Empoli es un lateral contundente y muy fino técnicamente. Aunque temperamental a veces, hecho que le cuesta ver más tarjetas de las que les gustaría a su entrenador, es un jugador de mucho recorrido, que puede doblar varias veces la banda izquierda, llegando sin problemas a la línea de fondo. Su papel es ahora más importante todavía, dado que Fabián no es un jugador que destaque por su desborde y facilidad.
En la otra banda, Sarri siempre dio preferencia al albanés Hysaj. No obstante, Ancelotti parece no estar convencido con sus prestaciones, que en ciertas ocasiones han sido catalogadas de excesivamente conservadoras y algo planas. Aunque Hysaj sigue disputando una cantidad notable de partidos, en las grandes citas parece que el serbio Nikola Maksimovic le ha ganado el puesto. Lateral de envergadura (1.93m), no suele prodigarse tan alegremente en ataque, guardando mejor su defensa y dejando más recorrido por la banda a Callejón. Por otra parte, supone un jugador muy deseable en balones aéreos, especialmente en defensa.

Mario Rui

El guardián
Más de 200 partidos en Serie A e internacional con la absoluta de la canarinha. Sin embargo, para muchos amantes del fútbol, el nombre de Allan seguirá siendo una incógnita. Acompañando a Hamsik en el doble pivote o ejerciendo de interior derecho, el brasileño es el auténtico pulmón de este Napoli. Lo que Kanté es para el Chelsea o lo que Medel es para Chile, Allan lo es para Ancelotti. Un guerrero de los pies a la cabeza, un jugador que disfruta defendiendo, de lo cual hace su mayor y principal cometido. Ya sea anticipándose a un desplazamiento en corto del rival, ya sea persiguiendo más de 40 metros a un jugador que conduce el balón o ya sea en balones divididos o aéreos, Allan se hace con el esférico en la mayoría de las ocasiones. No sorprende entonces que sea uno de los fijos principales de Ancelotti, uno de los que menos descansan. Pero eso no es todo. Al igual que Kanté o Nainggolan, jugadores de marcado perfil físico, el ex de Udinese atesora una más que notable técnica en la conducción del balón, además de un seguro desplazamiento en corto que lo hacen tremendamente valioso en transiciones ofensivas.

Allan.

Zipi y Zape
Uno rubio, el otro moreno y ambos españoles (y andaluces). Así son José Callejón y Fabián Ruiz, los dos interiores favoritos de Carletto. No obstante, uno tiene alma de extremo clásico y el otro de puro mediocentro. El granadino juega muy abierto a banda, casi aislado, siendo el jugador de perfil ofensivo que menos participa en la elaboración del juego. Sus armas son otras. En defensa, el trabajo es constante, recorriendo de forma incansable la banda derecha como si fuera un carrilero. En ataque, uno de los jugadores con más llegada y pegada del equipo, tanto con los balones centrados desde la línea de cal hasta las llegadas a la espalda de la defensa que le permiten enviar el balón al área pequeña o directamente rematar a puerta. Dan fe de ello sus 5 asistencias en lo que llevamos de temporada, sólo por detrás de las 8 de Suso.
Por su parte, Fabián no goza del portento físico del ex-Real Madrid, pero rentabiliza de todas formas sus características de juego. Posesión, pase en corto, buen trato del balón, potente disparo lejano y llegada desde segunda línea son las aptitudes que lo han catapultado a la titularidad. Cuando se juntan Rui, Insigne y él en banda, algo va a suceder.

Lorenzo y Dries. Dries y Lorenzo
Ninguno de los dos llega al 1.70m, no obstante suman 14 goles y 7 asistencias en 13 jornadas ligueras. Sólo la dupla Cristiano/Mandzukic puede hacerles sombra. LorenzoIl MagnificoInsigne es el único napolitano del equipo. Segundo capitán del club que lo vio crecer, referente de una Italia en reconstrucción. Es el ídolo del sur. DriesArmandoMertens por su parte, ha jugado más de 250 partidos con el conjunto del San Paolo, anotando 100 goles en competición oficial. A pesar de tener un inicio complicado con Carletto, dado que el míster apostaba por Insigne junto a Milik, un 9 fijo y de envergadura, al final el técnico de la Décima se ha rendido a la evidencia. Ninguno de los dos necesita carta de presentación. Jugadores con muchas similitudes en el juego, pero también con pequeños matices que los diferencian. Por un lado, ambos son jugadores con un veloz tren inferior que les permite desequilibrar con mayor velocidad y jugar al espacio, por el otro, también poseen un trato del balón a la altura de los mejores, dejándolo patente en las combinaciones con el resto del equipo y sus desplazamientos de balón. Los dos son jugadores con mucha movilidad, y mientras que Insigne prefiere caer a banda o al centro del campo para recibir y armar la jugada, Mertens se siente más cómodo en el centro y en la mediapunta. Y aunque a ambos tienen una buena relación con el gol (mayor la del belga, también por su cercanía al área), el pequeño napolitano goza de una mayor habilidad en el disparo lejano, especialmente en balones colocados al segundo palo cuando se perfila en paralelo a la portería, mientras que Mertens siempre prefiere realizar sus ejecuciones desde dentro del área. Jugadores muy similares, con muy buena relación y con el cariño de una afición que sabe que son indispensables para lograr sus objetivos.

Mertens e Insigne.

El banquillo
En repetidas ocasiones se acusó a Sarri de agotar a sus jugadores a lo largo de la temporada, ya que siempre utilizaba un mismo esquema, un mismo once tipo e incluso siempre realizaba las mismas substituciones. Ancelotti parece que está cambiando el sistema, introduciendo más rotaciones, y a más jugadores en ellas. Algunos de los jugadores que más participan son los polacos Zielinski (quien suele jugar pegado a la izquierda en la posición de Fabián) y Milik; el croata Rog, un centrocampista que ocupa una de las plazas en el doble pivote; Diawara, un joven guineano con mucha proyección en el centro del campo azzurro; el argelino Ounas, jugador de banda y desequilibrio; Malcuit, que también disputa sus minutos a Maksimovic y Hysaj en el lateral derecho; o el mismo Karnezis, que pelea por minutos bajo los palos, especialmente en partidos de Serie A.