En abril del año 1993 y tras haber superado contra todo pronóstico la primera fase de las eliminatorias al mundial de Estados Unidos 1994, la selección de Zambia liderados por el delantero del PSV Eindhoven, Kalusha Bwalya tenían grandes esperanzas en poder clasificar por primera vez en su historia a una copa del mundo, sin embargo el sueño acabó de forma brusca.

El 27 de abril de 1993, la selección de Zambia se disponía a viajar a Dakar para enfrentar a Senegal. Todos los integrantes del equipo, salvo Kalusha Bwalya (Viajaría por su cuenta) subieron al avión que finalmente nunca llegó a su destino al estrellarse en el océano atlántico tras una falla en el motor izquierdo del avión.

La noticia conmocionó a toda la comunidad internacional al punto que la competición se detuvo y parecía que la selección de Zambia se retiraría. Sin embargo, esto último no sucedió y Kalusha Bwalya además de liderar al equipo en el terreno de juego, ayudó a la federación a conseguir jugadores para afrontar la competición y cinco semanas después, Zambia jugaría su primer partido oficial luego del trágico accidente consiguiendo la victoria ante Marruecos en Lusaka, para la sorpresa de propios y extraños.

Luego Zambia igualaría contra Senegal y en la vuelta los golearía, aumentando sus posibilidades de clasificar a la copa del mundo, pues solo un empate ante Marruecos les bastaba para clasificarse. Pero el fútbol no conoce de justicia y ese partido lo terminaría ganando Marruecos para conseguir su pase a la copa del mundo y dejando fuera de ella a Zambia.

Pero el tiempo suele dar salidas dulces tras amargos momentos y en el año 2012 finalmente Zambia podría rendir homenaje a sus héroes caídos en 1993 al coronarse campeones de la Copa África.

 

Artículo de  Angel Gerrardo Herrera 

Comparte este artículo si te ha gustado: