El Internazionale Milano es uno de los grandes equipos en la historia de Italia y Europa, siendo uno de los grandes ganadores en el país de la bota y en menor medida en la Champions, con dos orejonas, la más reciente en el triplete de 2010. Tras un largo sueño, el equipo parece estar despertando. Sin embargo, en los últimos años el Inter ha cometido grandes errores en el mercado, dejando salir jugadores por un precio bajo y que luego terminaron siendo importantes en otros equipos.

Dos claros ejemplos son jugadores que salieron de Italia para venir a la casa blanca. El primero es Roberto Carlos, quien salió de Lombardia en 1996 por la impresionante cifra de 3.6 millones de euros. En el Inter, bajo las ordenes de Hodson, estuvo tan solo un año en el que tuvo un buen rendimiento individual. Sin embargo el ingles decidió prescindir de él debido a que no era disciplinado tácticamente, y vaya error. En el Madrid, Roberto Carlos se convirtió en el mejor lateral del mundo, ganó tres Champions, varias ligas y quedó para siempre en la memoria colectiva. Caso diferente el de Ronaldo, quien tras el mundial de 2002 y tras cuatro años en Inter y dos fuertes lesiones fue traspasado por 45 millones. En el Madrid se llevó dos premios pichichis y un par de ligas, pero no pudo alcanzar la UEFA Champions League, su sueño.

 

Roberto Carlos representa a uno de los grandes errores interistas

 

Otro gran fiasco que cometió el Inter fuera de Italia fue Dennis Bergkamp. Llegó desde Ajax en 1993 y fue vital en la Copa UEFA del año 94. Sin embargo los dos siguientes años fue perdiendo progresivamente la titularidad y en el año 1996 (igual que Roberto Carlos) fue traspasado por poco menos de 10 millones al Arsenal. Con los gunner sentó cátedra y fue pieza clave en los imbatibles de la 2003-2004. El Inter perdió a un genio que le haría falta los siguientes años.

Sin embargo, los peores errores del Inter se dieron en la propia Italia. Empezando con dos jugadores que se mantuvieron en Milano, pero para ir al máximo rival. Primero fue el neerlandes Clarence Seedorf, quien tras tres años en el Inter fue cambiado por Francesco Coco. Con los rossoneros, Seedorf se convirtió en leyenda, con más de 10 años en la institución y dos UEFA Champions League.

Caso parecido sucedió con Andrea Pirlo. Tras llegar al Inter en 1998 y dos sesiones, el club decidió venderlo por menos de 3 millones de euros al máximo rival. Uno de los peores errores de la historia, ya que Pirlo se convirtió en uno de los mejores mediocentros del mundo, conquistó también un par de Champions e infinidad de ligas y fue vital en el campeonato del mundo de 2006.

 

Dos de los grandes errores que cometió el Inter

 

Y ya que hablamos de la copa del mundo del 2006, el siguiente protagonista también está relacionado a este evento. Hablamos de un balón de oro, Fabio Cannavaro. Tras comprarlo por 23 millones de euros del Parma, estuvo dos años a un gran nivel, pero en una mala decisión el Inter decidió realizar otro intercambio, esta vez con la Juve, fichando al uruguayo Fabián Carini. Mientras que Carini solo duró dos temporadas en el Meazza, Cannavaro alcanzó su zenit en la Juve, logrando llegar en pleno nivel a la copa del mundo de 2006, aunque se vio inmerso en el calciopoli y tras el mundial salió al Madrid, donde empezó a bajar su nivel. El Inter perdió a un balón de oro.

Y el más reciente caso es Phillipe Coutinho, reciente fichaje del FC Barcelona. Llegó al Meazza en 2010, considerado como la gran promesa para el futuro del Inter. Pero de nuevo la poco paciencia interista hizo que en 2013 y tras una cesión en el Espanyol, fuera traspasado al Liverpool por tan solo 10 millones de euros. En Liverpool y de la mano de Jurgen Klopp explotó su juego, convirtiéndose en una gran promesa mundial. En este mercado, el Liverpool obtuvo, al menos, 120 millones por él. El Inter se quedó sin un jugador impresionante y además perdió lo que pudo ser uno de los mejores negocios de su historia.

 

 

En definitiva, la directiva del Inter ha cometido errores impresionantes en su historia, traspasando a precio de saldo (exceptuando el caso de Ronaldo) a jugadores que se han convertido en los mejores de la historia en otros clubes. Veremos si aún le quedan errores por cometer o si ya aprendió la lección.

 

Compartir: