Los Granotas rescataron un punto del Bernabéu y preparan el Derbi

En el fútbol existen los técnicos funcionalistas y los pragmáticos. Los que mantienen su idea sin importar el rival, el estadio o los jugadores de la plantilla con los que cuenta el equipo, y en contraposición están los que adaptan su juego en función de los ítems mencionados anteriormente. Juan Ramón López Muñiz se encuentra en el Levante UD como un entrenador pragmático, que adapta su juego a la necesidad del equipo. Eso lo demostró la pasada jornada cuando el Levante enfrentó al Real Madrid en el Santiago Bernabéu


Una de las paradas más difíciles de afrontar, en LaLiga, es sin dudas cuando visitas a equipos como el Barcelona o el Real Madrid. Tanto en el Santiago Bernabéu como en el Camp Nou, son pocos los equipos que consiguen salir victoriosos o lograr un empate, y si lo hacen, es sudando la gota gorda. Porque tienen plantillas económicamente mejores, porque la afición llena el estadio y ejerce presión y también porque son los mejores equipos no sólo de España, sino del mundo.

Al Levante UD le tocó visitar al Real Madrid, a priori un partido de los denominados “perdibles”, aquellos en los cuales perder está dentro de los planes, principalmente por las diferencias que hay entre una plantilla y la otra. Aunque esas son especulaciones que se hacen los ajenos al juego en sí. Ningún futbolista o entrenador llega a un partido pensando que va a perderlo, y eso fue lo que dejó en claro López Muñiz, en conferencia de prensa, días previos al encuentro.

Sin demostrar el juego atractivo de las dos primeras jornadas, el Levante UD supo complicar al Real Madrid durante gran tramo del enfrentamiento. Logró ponerse en ventaja en el marcador, gracias a un saque de banda en largo que capitalizó oportunamente el atacante Ivi López y replegó sus jugadores para defender ese tanto conseguido. El Real Madrid intentó por todas las vías terrestres, pero tanto Jefferson Lerma como José Campaña se mostraron firmes para evitar el empate. Empate que más tarde llegaría con la especialidad de la casa: el juego aéreo. Un córner que Sergio Ramos cabecea con potencia y un Lucas Vázquez atento para marcar de rebote. Todo en la primera parte.

En el segundo tiempo el Levante UD se decidió a defender con dientes apretados hasta escuchar el alivio del pitido final. Las pocas veces que el Real Madrid logró eludir esa férrea defensa se encontró con la figura del encuentro: el portero Raúl Fernández. Mucho hay de cierto en que el Real Madrid no contaba con jugadores como Cristiano Ronaldo o Luka Modrić, pero también cabe destacar que el Levante no tenía disponibles al capitán José Luis Morales y al joven y talentoso macedonio Enis Bardhi.

El Levante UD negoció su idea de juego en función a la necesidad de traerse un punto de un estadio, en el cual no muchos equipos podrán lograr traérselo. Demostró la grandeza que tiene esta liga tan competitiva y atractiva, en la cual un equipo formado con poco dinero y mucho entusiasmo le puede plantar frente a uno multimillonario y poderoso.

Con las vueltas de los antes mencionados, Morales y Bardhi, el Levante prepara el encuentro más importante de cualquier competencia, el famoso Derbi. Levante UD y Valencia chocarán futbolísticamente, en el Estadio Ciudad de Valencia, el próximo sábado a las 13.