Top 5 de los campos y estadios de fútbol más raros del mundo.

Casi todos recordaremos el lugar dónde dimos nuestras primeras patadas a un balón, desde un campo de tierra, un descampado o el patio del colegio… Los estadios o campos de fútbol que os voy a describir a continuación son mucho más especiales, más extraordinarios y mucho más peculiares. Cada uno de ellos tiene una característica muy especial que os resultará muy curiosa y servirá para comprobar que el fútbol es un deporte universal y se practica hasta en los lugares más inhóspitos. 

Comenzamos con el Marina Bay Stadium, situado en Singapur, que es el recinto deportivo flotante más grande del mundo. Está construido íntegramente de metal y está unido a la tierra por tres pasarelas. La plataforma en la que se encuentra alojada el terreno de juego aguanta nada más y nada menos que 1070 toneladas y tiene una capacidad para unas 30.000 personas. Como es evidente los más perjudicados serán los pobres recogepelotas, si es que los hay…

 

Marina Bay Stadium, situado en Singapur.

Marina Bay Stadium, situado en Singapur.

 

El siguiente estadio del que os voy a hablar se encuentra en Portugal, más concretamente en la ciudad de Braga. El Estadio Municipal fue construido en el año 2003 en una cantera de Monte Castro y cuenta con un aforo de 30.154 espectadores, fue una de las sedes de la Eurocopa del año 2004. Su creador, Eduardo Souto de Moura, gano el Premio Pritzker de arquitectura por esta magnífica obra. Detrás de un fondo están las mismas paredes de roca de la cantera y en el fondo contrario hay un espacio abierto que muestra una preciosa vista panorámica de la ciudad. El Estadio Municipal de Braga se considera uno de los más bellos y originales del mundo.

 

Estadio Municipal de Braga, con su pared de piedra al fondo.

Estadio Municipal de Braga, con su pared de piedra al fondo.

 

El campo de fútbol que sigue además de tener un nombre llamativo (Janguito Malucelli) es un auténtico ejemplo de innovación, ya que es el primer estadio totalmente ecológico. Las gradas están situadas en la ladera de una montaña y hasta los banquillos están construido con troncos de madera. Tiene un aforo de 3.150 personas y está situado en Curitiba, Brasil. La atmósfera que se respira es inmejorable, ya que se puede oler el césped desde cualquier punto del estadio.

 

Imagen de los banquillos hechos con troncos de madera.

Imagen de los banquillos hechos con troncos de madera.

 

A las orillas del mar Adriático y ubicado en Trogir (Croacia), el Igraliste Batarija es uno de los estadios más privilegiados del mundo. Se encuentra situado entre dos grandes monumentos, ambos nombrados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Uno de ellos es la Torre de San Marcos y el otro el Castillo del Camarlengo. Antiguamente el espacio que ahora ocupa el campo de fútbol era la plaza de armas de la localidad. Goza de muy pocas gradas, pero es el precio que tiene que pagar por tener dos monumentos rodeándolo.

 

El estadio ubicado entre los dos monumentos.

El estadio ubicado entre los dos monumentos.

 

Finalmente nos detendremos en el estadio Ottmar Hitzfeld que tiene el honor de ser el campo de fútbol más elevado de toda Europa. Localizado en una montaña de más de 2.000 metros de altitud en medio de los Alpes. El terreno de juego es de hierba artificial, ya que por culpa de la atmósfera no crece hierba natural. Hay que tener mucha voluntad y fe en la victoria del Gspon, así es como se llama el equipo que juega como local en tan sorprendente estadio, ya que los aficionados únicamente pueden acceder a las gradas del campo por medio de un telesférico.

 

El estadio, situado en medio de los Alpes.

El estadio, situado en medio de los Alpes.

 

Las peculiaridades de estos campos de fútbol y lo insólito de sus localizaciones hace que sean de los más bonitos del mundo y además de demostrar que se puede jugar a este maravilloso deporte en prácticamente todos lados sin importar altitud, que esté en medio del mar o dentro de una cantera.