Como todo en la vida, siempre hay un rey para todo, un Elvis para el rock, un Houdini en la magia o una Marilyn en el cine… pues en el fútbol y en el arte del futbolista práctico, si hay un puesto de rey donde su majestad debe robar balones para el equipo sin apenas cometer faltas, donde darle salida a un equipo, donde saber y acertar al 99% tácticamente en un terreno de juego, el primer rey y el que creó este juego de tronos fue Mauro Silva.

Mauro llegó al Deportivo de la Coruña en el 92 procedente del Bragantino brasileño, estaba empezando a forjarse su historia pues empezaba a despuntar en su país pero en Europa era un desconocido para muchos, de ahí la gran leyenda. Quien lo conoce sabe de su humildad, su trabajo, su esfuerzo y su sacrificio; quien lo tuvo enfrente y sufrió sólo había palabras de elogio hacia un futbolista guerrero pero noble; estaba donde sus compañeros lo necesitaban, siempre con la cabeza alta pensando en la salida del equipo.



Desde su llegada al Depor, curiosamente ligado también a la llegada de otros buenos futbolistas, empezó a generar la gran máquina engrasada llamada Superdepor, pero todos los que entrenaron ese equipo, desde el mítico Arsenio Iglesias hasta el Sr. Irureta coincidían en que su base del equipo empezaba en el trabajo táctico del campo y trabajo sucio de Mauro Silva. Siempre estaba bien colocado y, como un día dijo Toshack: “cuando no está Mauro cambio de esquema para no perder”. ¿Quién sabe qué sería de la historia del superdepor si no hubiese llegado en el 92?

 

Mauro Silva y Kaká disputando un balón

 

Con este jugador y estas características, Brasil generó su mundial del 94 (junto a Dunga y  Mazinho) y desde entonces el mundo del fútbol ha cambiado dando mucho espectáculo. Tal y como lo hacía Mauro Silva de forma invisible, ha generado un puesto tan importante en el mundo del fútbol que los grandes equipos no los son si no tienen uno que no sea como Mauro. ¿Por qué subió tan  rápido Guardiola a Busquets? ¿Recordamos las figuras aparecidas desde entonces: Makélélé, Gatusso, Casemiro?  Curioso que todos sean casi como el rey Mauro Silva, campeones del mundo, y el que aún no lo ha sido (Casemiro), Mauro lo ha nombrado como su futuro heredero.

 

Fermín Iglesias Serrano

Compartir: