Militao se pone el traje de Sergio Ramos para dar vida al Real Madrid

Noticias

El central brasileño abre la victoria ante Osasuna con un tanto de cabeza. Sentenció Casemiro y Varane se retiró con molestias

En la grada de Valdebebas, Sergio Ramos, siempre en el mismo asiento, pasea distintos modelos en una larga y ya contaminada ausencia. En el campo, otro lleva su traje, aunque no porte su dorsal. Es Eder Militao, un tipo del que algunos se mofaban al llamarle ‘Limitao’. Las limitaciones estaban en su mente, no en su cabeza, prodigiosa ante puerta, ni en sus piernas. Las necesidades del servicio en este Madrid que es como la ermita de los ‘Últimos de Filipinas’, le dieron la bayoneta. Desde ese momento, se ha convertido en una de las patas del trípode que ha sujetado al equipo de ZZ, junto a Courtois y Benzema. Ante Osasuna, a la autoridad en su área, añadió la amenaza en la ajena, con tres remates a balón parado que provocaron lo mejor de Sergio Herrera hasta que ya no pudo más. Fue como Ramos, pero Ramos estaba en barbecho. [Narración y estadísticas: 2-0]

Un error en una cesión a Courtois pudo echar al traste la crecida del brasileño, pero el portero llegó a tiempo de evitarlo, mientras Militao se llevaba las manos a la cabeza. Se repuso para acabar a lo grande, con amenazas en ataque, volea en vuelo incluida, y autoridad en su coto privado, primero acompañado de Varane, que se retiró con molestias; después junto a Nacho. Era igual. Con el capitán recuperado para viajar a Londres, donde el Chelsea espera el miércoles, a Zidane le aguarda un dilema: la forma o la jerarquía. ‘That’s the question’.

Antes, frente a Osasuna, el técnico siguió los dictados de las circunstancias y la necesidad. Dio descanso a Modric y Kroos, vértices del mejor eje del Madrid, porque llegan muy cargados antes de la batalla de Stamford Bridge, pero a la vez puso más ingredientes ofensivos que nunca, ya que el quilombo de la Liga no deja otra. Hazard, Vinicius y Asensio fueron titulares al mismo tiempo que Benzema, además de darle a las alas el mayor vuelo posible, con ‘carrileros’ largos como Marcelo y Odriozola. Había que ahorrar energías y había que ganar. Casi nada. Lo consiguió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts