A lo largo de la historia futbolística, ha habido momentos enternecedores, hondos, de esos que destapan la parte más tierna de esa ”fiera” humana feroz; un acto que provoca la actividad emocional del héroe más frío.

Cuando tenía 12 años, Víctor Dell´Aquila perdió sus dos brazos en un accidente. Quiso contemplar su barrio desde las alturas, escaló una torre de alta tensión, en donde un mal movimiento carbonizó sus brazos. Un grave contratiempo que no le impidió su pasión por el fútbol. Sería protagonista del momento más emocionante que jamás se ha visto sobre un rectángulo de juego. El 25 de Junio de 1978, Argentina se consagró campeona del mundo ante Holanda (3-1) en el Estadio Monumental. Víctor entró al campo para brindar en un abrazo ”imaginario” a Fillol y Tarantini quienes se encontraban de rodillas celebrando entre lágrimas la conquista del título.

Uno de los vídeos más conmovedores sobre este acontecimiento, lo protagonizaba Coca-Cola, recordando el momento con los tres autores, un spots hecho por la marca para difundirlo en el Mundial de Brasil 2014. A Víctor lo citarían para filmar, sin saber que Fillol y Tarantini lo sorprenderían para devolverle su abrazo, ”EL ABRAZO DEL ALMA”.

 

 

El autor de las imágenes que dieron la vuelta al mundo, fue Ricardo Osvaldo Alfieri.

Secuencia completa de la época para el diario El Gráfico:

Pablo Jacob Hernández González
@JabobH