A lo largo de la historia del fútbol, han sido muchos los jugadores que han destacado gracias a su gran envergadura, hay claros ejemplos de jugadores que aprovecharon bien su altura, como el delantero Peter Crouch; conocidísimo jugador de la Premier League que con sus 2,03 metros ha dado muchas alegrías a aficionados del Tottenham o el Stoke entre muchos equipos. O el ex delantero del Valencia y Racing de Santander Nikola Zigic, que con sus 2,02 metros ha sembrado el terror en muchas de las áreas de Europa.

Pero hoy los protagonistas no van a ser los delanteros sino Kristof Van Hout, un portero que a pesar de su poco renombre en el mundo del fútbol, ha dado mucho que hablar gracias a los 2,08 metros que hacen una tarea muy difícil batirle bajo los palos. Belga de nacimiento, Van Hout debutó en el Willem II Tilburg, equipo de la primera división holandesa, tras un paso por diferentes equipos belgas como el Standard de Lieja, acabó encontrando su sitio en el Genk, equipo bastante conocido por sus actuaciones en la Europa League, donde ganó su título más importante, la copa de Bélgica en 2013.

A pesar de estos buenos años en el equipo belga, Van Hout se fue a probar suerte en la liga india, donde se convirtió en un fenómeno para los aficionados gracias a sus paradas.

Actualmente, el guardameta de 30 años ha vuelto a Bélgica, esta vez a la segunda división con el Westerlo FC, donde vive su madurez futbolística.

A pesar de su altura y de lo que la gente puede pensar, Kristof es un portero que va muy bien en las salidas por abajo y en las estiradas como bien demostró en su etapa por la India, pero obviamente su punto fuerte siempre han sido los balones aéreos. Acordaos de su nombre porque seguro que a este gigante todavía le queda muchos balones que atajar.

Aquí os dejo unas paradas para que veáis de lo que es capaz.

 

Compartir: