Jornada 17 de la Liga Santander, última antes del parón navideño. Se jugaba El Clásico, ese partido que paraliza el mundo futbolísticamente hablando, el Real Madrid recibía en el Santiago Bernabeu a un FC Barcelona que le sacaba 11 puntos de diferencia ocupando el primer puesto en liga.

Los de Zidane necesitaban una victoria en su feudo para recortar distancias, por el contrario los de Valverde querían ampliar un colchón de puntos respecto al máximo rival, de esta manera ir tranquilamente a comerse el turrón.

Luis Suarez adelantó a los suyos en el minuto 54 de partido. Leo Messi se sumaría a la fiesta solo 10 minutos después, cuando convirtió la pena máxima tras una mano de Carvajal, con la que impidió en primera instancia el gol de Paulinho.

Pero uno de los detalles curiosos del partido iba a ocurrir en el tiempo añadido con 0-2 para los blaugranas ya en el marcador.

Leo Messi recupera un balón y da un pase de la muerte para que Aleix Vidal consiga el tercer tanto. La curiosidad no es el tanto en si, si no la asistencia, la cuál Lionel Andrés Messi da estando con su pie derecho descalzo. De esta manera el astro argentino ya puede tachar eso de su lista de ‘Cosas que le faltan hacer‘.

Compartir: