La MLS, una liga quizá más denostada de lo que debería. Fundada oficialmente en 1996, como una condición de la FIFA para la concesión del mundial de 1994, el crecimiento que ha tenido ha sido exponencial.

En la última década ha sido cuando más ha visto crecer su valor, desde que el comisionado de la Major implementó las posibilidades de los equipos a la hora de fichar, con el llamado jugador franquicia, dando mayor rango e importancia dentro del equipo a jugadores provenientes de otras ligas con un cartel muy diferencial. Este tipo de fichajes comenzó en el año 2007 con el fichaje del ilustre David Beckham por la franquicia californiana L.A. Galaxy. En esos años, jugadores como Juninho Pernambucano, también al equipo de Los Angeles, Thierry Henry y Rafa Márquez a NY Red Bulls.

 

 

En España se conoce esta liga como una de las posibles retiradas doradas, pero lo cierto es que cada vez es más frecuente que los fichajes de estos equipos sean menores de 30 años, y no al contrario, salvo que salga una posibilidad irrechazable, como el fichaje de Schweinsteiger por Chicago Fire. Una liga dura, intensa y, sobre todo, muy divertida. La falta de técnica de muchos futbolistas de esta liga, hace que los partidos, en muchas ocasiones, se conviertan en un ida y vuelta en el que el espectador es el ganador. De un área a otra, y tiro porque me toca.

En estos momentos, la liga se encuentra en su proceso final, con las finales de conferencia en ciernes, que enfrentará por el este a Seattle Sounders con Houston Dynamo, y a Toronto FC con Columbus Crew por el oeste.

Los Sounders, actuales campeones de la liga, llegan a esta eliminatoria con ganas de repetir título, tras haber quedado campeones de la conferencia este, con Clint Dempsey como máxima estrella del conjunto capitalino, apoyado por otros ilustres como Nico Lodeiro, gran artífice del cambio de la temporada pasada que les llevó a levantar el título, así como Osvaldo Alonso, Morris o Svensson, acompañados del español Víctor Rodríguez, uno de los representantes españoles en esta liga. Con un estilo de juego atractivo, pues sus mejores hombres se encuentran en el ataque, se presenta en la final de conferencia con muchas posibilidades de alcanzar la final.

 

 

Rival de los Sounders, Houston Dynamo vuelve a ser uno de los grandes tras años discretos. Un gran año en fase regular, alcanzaba los play-offs por fin, para enfrentarse con Portland, equipo que partía con favoritismo, solo por la presencia de Diego Valeri, pero se encontró con un equipo muy serio en frente, que consiguió secar a la gran estrella de Portland y a todos los atacantes en Texas, empatando a 0, y superando a los de Oregón por 1-2 remontando el gol inicial del colombiano Asprilla. Un conjunto, el Texano, que lo fía todo al contragolpe, con la velocidad de sus atacantes, Elis, Torres y Manotas, además de Quioto, Wenger y Sánchez. Con Beasley como exponente de la defensa, y Elis y Torres como estrellas, buscará un campeonato de conferencia que le dé la posibilidad de levantar su tercer título de la MLS.

 

Torres y Elis celebran juntos

 

En la conferencia este, Toronto parte como gran favorito para alcanzar de nuevo la final. El subcampeón del año pasado se encuentra ante la difícil tarea de superar a un rocoso Columbus Crew, sin sus dos estrellas, Altidore y, sobre todo, Giovinco. El norteamericano expulsado contra NY Red Bulls, y el pequeño italiano cumplirá ciclo de sanción. Así, Greg Vanney tendrá la difícil tarea de encontrar una solución. Toronto, siendo el equipo más “Europeo” de la MLS, se hizo con el “Supporter Shield” que se otorga al campeón de fase regular, con la mayor puntuación histórica de la MLS, ha metido la directa para, por fin, levantar su primer título de MLS, tras estar muy cerca el año pasado, que perdió en penaltis en la finalísima ante Seattle. Con un marcado 3-5-1-1, con Giovinco como máxima estrella, acompañado de Michael Bradley, Jozy Altidore, y el español Víctor Vázquez, Toronto otorga un fútbol con mucha técnica, alejado de los demás equipos de la MLS, pues desarrolla un fútbol vistoso y que al aficionado europeo le sonará seguro.

 

Giovinco y Altidore celebran un gol

 

Columbus Crew será el rival de los canadienses, y buscarán repetir el hito de hace dos temporadas cuando llegaron a la final de la MLS, cayendo por 1-0 ante Portland. El verdugo del New York City de Pirlo y Villa, buscará seguir su impresionante racha, pues no perdían desde agosto, hasta que cayeron en el partido de vuelta ante Villa y compañía por 2-0, haciendo valer el 4-1 conseguido en Ohio. Federico Higuaín, hermano mayor del delantero de la Juventus, es la gran estrella del conjunto de Columbus, con 9 goles y 10 asistencias, además de dotar al club de Ohio de un fútbol diferente. Acompañado por Meram, Kamara, y el portugués Pedro Santos, forman un ataque envidiable, con un candado en la portería, en los guantes de Steffen.

 

Kamara e higuaín celebran un gol

 

Unos play-offs que cerrarán la temporada en la MLS, y que nos harán vibrar. El favoritismo recae en los finalistas del año pasado, Seattle, y Toronto, y especialmente en Toronto para ser campeón.

Mención especial para Illie Sánchez y Lobato, españoles en Sporting Kansas City, que ganaron la copa de la MLS, ante NY Red Bulls, hace algo más de un mes. Stephen Sunday de Real Salt Lake, y Kike García de Houston, completan la presencia española en esta liga.

 

Illie y Lobato juntos

 

Compartir: