Hablamos del “Boxing Day” para referirnos a una tradición deportiva y social que se celebra sobre todo en el Reino Unido cada 26 de diciembre desde finales del siglo XIX y que futbolísticamente congrega en las gradas de los estadios ingleses, con un éxito de afluencia mayúsculo, a mayores y pequeños en un ambiente netamente familiar.

Mientras el resto de Ligas, incluida la nuestra, aprovechan estos días navideños para descansar y coger fuerzas de cara a los futuros compromisos, el fútbol inglés, tan arraigado en sus costumbres, no sólo no se detiene sino que recarga su calendario de partidos, haciendo las delicias de los aficionados que acuden en masa a los estadios.

A este respecto, cada año me surge la misma cuestión; ¿sería viable algo así en España? Lo cierto es que desde hace años venimos oyendo a jugadores, entrenadores y dirigentes quejarse de lo cargado que siempre se encuentra el calendario futbolístico, en parte motivado afortunadamente porque nuestros equipos punteros, Real Madrid, Barcelona, Atlético de Madrid y Sevilla entre otros, han conseguido llegar en los últimos años a las fases finales de las distintas competiciones en disputa logrando en muchas ocasiones la conquista de las mismas en el mes de mayo.

Por tanto parece complicado, a priori, modificar esa costumbre de descansar futbolísticamente en nuestro país durante las fechas navideñas aunque bien haría nuestro fútbol en tener más en cuenta a sus aficionados tanto a nivel económico, en donde la Bundesliga nos lleva varios puestos de ventaja pues hace tiempo entendió que precios más económicos es igual a gradas repletas, como a nivel social, en donde la Premier también nos aventaja al considerar a los propios aficionados como algo sagrado a quienes se debe mimar y cuidar pues no nos engañemos, ellos son quienes finalmente llenan las gradas de los estadios y quienes dan su especial ambiente y colorido a una fiesta que debe ser de todos y para todos.

 

Alberto de la Morena Marqués